×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
03 Marzo 2017 04:00:00
Independientes antidemócratas
Aunque serán pocos los candidatos independientes que participarán formalmente en el proceso electoral vigente, que culmina con la jornada eleccionaria del día 4 de junio próximo, esta figura sigue siendo novedosa políticamente, por lo que hasta logra en la población simpatía, admiración y dudas sobre su eficacia, al punto de replantear el concepto de democracia en nuestro sistema político local.

Es claro que las candidaturas independientes se sustentan más en una romántica ilusión demócrata que en una realidad legal y eficazmente aplicable.

La premisa de que cualquier ciudadano que aspira a ser votado para algún cargo de elección popular sin la necesidad de ser abanderado por un partido político para muchos es un sueño hecho realidad, ya que muchos ciudadanos no confían en los partidos y creen que contendientes sin marcas institucionales tienen ventajas sobre las ofertas partidistas pero, ¿será esto realidad?

La realidad es que los partidos políticos, lejos de ver mermado su capital político ante la aparición de los candidaturas independientes, han logrado consolidar el actual sistema político electoral, sirviéndose en todo momento de las candidaturas independientes, las cuales han ayudado a estos a legitimarse en el poder.

La realidad histórica es que en toda elección en que se haya permitido la participación de candidatos independientes los resultados son mejor aceptados por los votantes, ya que los candidatos contendientes lograron con su oposición oxigenar los procesos electorales, generando mayor confianza de la ciudadanía en los resultados de la contienda. En esto concuerda Santiago Nieto Castillo, exmagistrado del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quien asegura que los candidatos independientes vienen con sus sueños y ocurrencias, vestidos de una supuesta transparencia a sanear los procesos electorales.

En nuestro municipio en días pasados el presunto candidato Alfonso Danao de la Peña señaló que se sentía molesto por los extremos procedimientos de fiscalización que le impone la autoridad electoral, la cual, aunque no les otorgan recursos para el periodo de recopilación de firmas, sí les contabilizan lo que gasten de dinero.

Con la anterior aseveración el novato candidato dejó ver que el participar en una contienda electoral no es nada fácil, puesto que hay que cuidar demasiado el aspecto legal y económico, ya que la autoridad es severa y bastante inflexible, situación que los ciudadanos comunes desconocían, pero que sin duda les agradará bastante, es decir que el candidato ciudadano con su lamentación lo único que logró es la admiración de la ciudadanía por las personas que de manera ordinaria se mueven en un sistema electoral poco sencillo llámense partidos políticos.

Es evidente que el protagonismo de los independientes sólo sirve a los partidos políticos, los cuales se aprovechan de que en nuestro estado estos tienen muy escasas posibilidades de lograr un triunfo, a pesar de que los mismos pueden hablar de todo y de nada sin una plataforma partidista, lo que trae como consecuencia que a un gran sector de la población no le quede muy claro cuál es su ideología y se cuestionan su pragmatismo.

Todo lo anterior nos lleva a concluir que estos independientes, sin duda, son parte de nuestra democracia simulada. 
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6