×
Denisse Dresser
Denisse Dresser
ver +

" Comentar Imprimir
09 Septiembre 2013 03:06:56
Informe desmenuzado
Lo bueno, lo malo y lo pendiente del primer informe de Enrique Peña Nieto:

Lo bueno:

-Horas antes del Primer Informe, el Congreso aprueba la ley pendiente del Servicio Profesional Docente.

-La aprobación intempestiva permite que Peña Nieto llegue al informe con una fortaleza política y capacidad de operación que parecía haber perdido.

-El gobierno, acorralado la semana anterior por la CNTE, actúa al margen de la presión de los maestros disidentes y logra sacar una reforma que apunta en la dirección correcta, aunque falta ver qué sucederá con su instrumentación.

-El Presidente dice que opta por “la ruta de la transformación” y reconoce el peso de las resistencias al cambio.

-En el contexto del Pacto por México, el gobierno de Peña Nieto logra la aprobación de reformas en sectores que parecían intocables como la educación y las telecomunicaciones.

-Peña Nieto anuncia una reforma hacendaria, indispensable para trascender el pacto fiscal actual: inequitativo, injusto y con lagunas llenadas por la renta petrolera.

-El Presidente anuncia que su prioridad es hacer que la economía sea más productiva, más competitiva y más dinámica. Ojalá sea cierto, ya que la pregunta perenne sigue siendo: ¿por qué no logramos modernizarnos y crecer a la velocidad que podríamos y deberíamos?

-Peña Nieto alude al país de privilegios y qué bueno que lo reconozca, ya que su persistencia es aquello que nos mantiene maniatados.


Lo malo:

-Peña Nieto ensalza el Pacto por México cuando éste se encuentra en plena desintegración; cuando los diputados del PRD ya votaron en contra de la reforma educativa.

-A pesar del llamado “frente común” contra la delincuencia, ésta sigue al mismo nivel y ritmo que durante el sexenio pasado, demostrando así la falta de una política de seguridad novedosa y exitosa.

-Nuevamente el gobierno se vanagloria del número de delincuentes capturados, como si esa métrica fuera la más esclarecedora sobre la situación de (in)seguridad del país.

-Peña Nieto afirma que su gobierno “no tolerará” que nadie pretenda hacer justicia por sus propios medios, a la par del crecimiento de los grupos de autodefensa a lo largo del país, ante el pasmo de la autoridad.

-Peña Nieto argumenta que “las minorías deben respetar a la democracia, a sus instituciones y las libertades de todos”. Sin duda el Presidente se refiere a los maestros de la CNTE, pero debería recordar que su gobierno invitó a representantes de esa “minoría” a 13 foros sobre la reforma educativa, y después la aprobó sin hacerle cambios o incorporar demandas legítimas.

-Por un lado el Gobierno promueve la reforma constitucional en materia de responsabilidad hacendaria de entidades federativas y municipios, para tratar así de frenar el gasto irresponsable en los estados. Pero por otro, empuja un presupuesto en el que condona el pago del ISR de los estados a la Federación, promoviendo así un rescate subrepticio.

-El Presidente destaca el monto de la inversión extranjera, pero si a esta cantidad se le resta la compra de Femsa, hubiera sido mucho mayor con respecto a lo recibido por países más pequeños como Colombia el año pasado.

Lo pendiente:

-Aunque se han aprobado -sobre el papel- reformas importantes, aún quedan pendientes leyes secundarias en telecomunicaciones y en otros ámbitos donde la resistencia será feroz y el gobierno parece poco preparado para ella, como lo ha demostrado en el caso de la CNTE.

-La reforma constitucional que permitirá crear un Código Procesal Penal Único no ha tomado en cuenta que implicaría una profesionalización policial profunda, sin la cual la reforma será incompleta y seguiremos padeciendo una policía que no cuenta con códigos de conducta que regulen su actuación a la hora de arrestar.

-Falta una evaluación inicial de la Cruzada contra el Hambre y si está cumpliendo con los objetivos que delineó, o si está politizando y condicionando la entrega de ayuda, como sus críticos han señalado. Habrá que ver si la tarjeta Sin Hambre no se vuelve una versión de lo que fueron las tarjetas Monex.

-Peña Nieto anuncia una reforma hacendaria, pero si insiste en sólo aumentar la recaudación, y a la vez no racionaliza el gasto público, no habrá reforma que alcance para seguir financiando la mala manera en la cual se ejerce.

-El Presidente aún no ha elaborado una narrativa convincente sobre el imperativo de las reformas por venir, o la trascendencia de las que ya han sido aprobadas. Por ello no recibe el apoyo social que necesita y su mensaje se siente distante del México inseguro, pobre, violento y rezagado que todavía está allí.

-Aprobar reformas en el Congreso y celebrarlas no es suficiente para “Mover a México”, como la campaña publicitaria que el Gobierno sugiere. Ello requerirá una instrumentación hábil, una capacidad administrativa y regulatoria que no hemos visto, y una vigilancia de las políticas públicas que aún no existe. De allí que el crecimiento económico sea tan exiguo y la inversión internacional tan ausente. México se mueve, pero todavía centímetro por centímetro, y en algunos rubros lo hace para atrás.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2