×
Gabriel Martínez García
Gabriel Martínez García
ver +
Editor de la sección de Negocios de Periódico Zócalo Saltillo

" Comentar Imprimir
26 Junio 2017 04:00:00
Infraestructura para el futuro
Nos gustaría que la Región Sureste de Coahuila contara con una megaobra como un tren ligero entre el norte de Ramos Arizpe y Derramadero, al sur de Saltillo, cubriendo a su paso, por supuesto, la zona urbana de la capital coahuilense, pero para ello se necesitan recursos con los que hoy no se cuenta.

Sin embargo, sí se puedan realizar otras obras y, por lo pronto, habría que comenzar con la ampliación a cuatro carriles y modernización de la carretera a Zacatecas, en el tramo de la mancha urbana saltillense a la zona industrial de Derramadero.

Sería ideal también continuar el Libramiento Óscar Flores Tapia hacia el sur y llevarlo por toda la falda de la sierra de Zapalinamé hasta conectar con la carretera a Zacatecas, como originalmente estuvo contemplado en algún plan de desarrollo.

Igual de importante sería prolongar el libramiento y construir un túnel en la sierra para conectar con El Diamante y continuar hacia la carretera a México, para evitar de una vez por todas el fatídico tramo de las curvas y pendientes de Los Chorros.

También es urgente buscar una solución al grave problema de la falta de capacidad de los dos deprimidos que conectan a los bulevares Luis Echeverría y Nazario S. Ortiz Garza, en uno y otro sentido, que causan diariamente graves cuellos de botella y provocan una considerable pérdida de horas-hombre.

Obligadamente se tiene que pensar en obras de gran calado, ya que dado el desarrollo que presenta la Región Sureste, tanto bulevares como pasos a desnivel tienen que ser construidos a tres o cuatro carriles porque de uno o dos son rebasados rápidamente por el creciente parque vehicular.

Asimismo urge ampliar y modernizar la prolongación del bulevar Isidro López Zertuche, de Nazario S. Ortiz Garza hasta la carretera a Los Pinos, tanto para dar servicio a las grandes empresas ubicadas en esa zona -como General Motors, Mabe, La Moderna y otras- como para desfogar la intensa carga vehicular del bulevar Venustiano Carranza.

Por supuesto, además es imperativo construir el paso elevado en Nazario S. Ortiz Garza sobre las vías del ferrocarril,  “obra de convivencia” en la que tendría que haber una mezcla de recursos municipales, estatales y federales, además de la participación de las empresas Kansas City Southern México y Ferromex.

Es mucha la infraestructura que requiere la Región Sureste de Coahuila no sólo para soportar el actual e intenso movimiento diario, sino -lo más importante- para cimentar el desarrollo a futuro, que como se ve en este momento ya nadie puede detener.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2