×
El Marques
El Marques
ver +
Columnista Político Puedes escribirle a: [email protected] También manda tus comentarios a: twitter @_palaciorosa

" Comentar Imprimir
15 Octubre 2018 04:10:00
Inquilinos incómodos
Así las cosas en la Iglesia católica de la región. Cinco sacerdotes se encuentran internados en este momento en Casa Emaús, el centro de retiro para religiosos en problemas que la Diócesis de Saltillo levantó en el ejido El Tunal, de Arteaga, con el respaldo de empresarios y organismos no gubernamentales.

Sobre los inquilinos, nos comentan, dos fueron retirados de la parroquia en donde oficiaban misa a diario, y enviados a dicho centro luego de que se les halló con las manos en la masa en prácticas homosexuales. Otros dos también fueron concentrados pues no se les daba mucho lo del celibato y vivían de manera estable, como la mayoría de los varones en edad adulta, con una mujer.

El otro sacerdote, nos comentan, no tenía pareja estable, pero según esto no es hombre para una sola mujer. Vaya que funcionan bien, incluso mucho mejor que el Cisen, los sistemas de inteligencia del obispo Raúl Vera López.

Pleito real

Real y sangrienta, así es la nueva batalla que libran los exsenadores panistas Guillermo Anaya Llamas y Luis Fernando Salazar Fernández. El nuevo botín en disputa es el control por la dirigencia estatal. En el búnker de Luis Fernando están convencidos de que el excandidato a gobernador traicionó un acuerdo interno para respaldar las aspiraciones del diputado local Gerardo Aguado Gómez. Según esto Anaya había dado el “sí” y finalmente resultó que tiene dos afiles para el cargo: el fronterense Mario Dávila Delgado y el ramosarizpense Ernesto Saro Boardman.

Todo iba bien entre los panistas, desde el berrinche de Salazar cuando supo –al parecer fue el último en darse cuenta– que la candidatura para gobernador no iba a ser para él.

No le quita el sueño

Como parte del pleito panista por la dirigencia estatal, en el cuarto de guerra de Luis Fernando Salazar cobran caro la supuesta traición de Guillermo Anaya, quien había prometido respaldar las aspiraciones del diputado local Gerardo Aguado y a la hora de la hora volteó la mirada a otro lado.

Cercanos al exsenador y actual diputado federal por Torreón se encargaron de difundir el mensaje de que Anaya pretende imponer al próximo dirigente estatal aun cuando lo persigue la derrota. Ponen como ejemplo los dos descalabros consecutivos al competir por la Gubernatura y lo más próximo: ser condenado al tercer lugar en la disputa por las senadurías correspondientes a Coahuila.

A Memo Anaya eso no le quita el sueño, como si estuviera seguro de seguir controlando cada movimiento en Acción Nacional.

Funcionarios fifís

Fueron varios los funcionarios de Gobierno que no dudaron en acudir al llamado de Luis Miguel, quien este fin de semana se presentó en las instalaciones de la feria de Torreón. No tiene nada de malo ir a un concierto y menos de esa relevancia, pero resulta que a varias figuras públicas no se les da el roce con la gente y optaron por reservar en la zona más exclusiva. En pocas palabras y en los tiempos de la cuarta transformación, se pusieron fifís.

Nos comentan de varios funcionarios de primer nivel y también de integrantes de la actual Legislatura estatal, también de algunos alcaldes que se dejaron ir hasta la Perla de La Laguna para ver al “Sol”. Aquí le iremos contando cómo estuvieron los conciertos y también de los asistentes.

No a la legalización

El gobernador Miguel Riquelme y el alcalde de Saltillo, Manolo Jiménez, arrancan semana en las instalaciones del 69 Batallón de Infantería, en donde van a encabezar un evento de destrucción de armas de fuego decomisadas en distintas acciones durante las últimas semanas.

Por cierto, en materia de seguridad y en específico de la eventual legalización de drogas, la idea inicial del Gobierno de Coahuila, nos comentan, es de rechazo. El propio gobernador ha dicho que la sociedad no está preparada para esa eventualidad. Veremos en qué queda.

Se están tardando

Hace una semana el dirigente del PRI Coahuila anunció con bombo y platillo que su partido expulsará a traidores y a militantes que con acciones, o por lo menos con malas vibras, abonaron al más reciente descalabro electoral. Según Rodrigo Fuentes Ávila, muchos de ellos son priistas que hace tiempo dejaron de serlo, pero en cada proceso electoral aparecen para criticar a los candidatos del expartidazo.

Lo que no dijo el dirigente del tricolor es cuándo empezará la criba y además se está viendo lento, pues en el PAN de Bernardo González desde hace semanas ensayan Las Golondrinas, que en cuestión de días le cantarán a no menos de 50 militantes acusados de pecados capitales, como apoyar a candidatos de otro partido. A diferencia del PRI, en el PAN la guillotina está afilada.

Hacen mancuerna

En círculos políticos no es difícil encontrarse con comentarios respecto a la posibilidad de que las secretarías de Salud y Educación, a cargo respectivamente del lagunero Roberto Bernal Gómez y del saltillense Higinio González Calderón, serán protagonistas en los tan anunciados cambios que según esto habrá después del primer informe de actividades del gobernador Miguel Riquelme.

Lo que desde ahora es un hecho, es que los dos funcionarios estatales han hecho mancuerna en el interior del Gabinete estatal, como si estuvieran convencidos de que la unión hace la fuerza e incluso se les ve con frecuencia en eventos sociales, eso sí, fuera del horario de trabajo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2