×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
16 Abril 2018 04:00:00
Inteligencia política
Dentro de la diversidad que la democracia impone se iniciaron las administraciones municipales en el estado, algunos alcaldes se empeñaron en cumplir con metas específicas dentro de los primeros 100 días de trabajo y otros, empleando criterios propios del siglo pasado, como el alcalde de Torreón, quien encapsulado en su papel de mandamás, dispuso de una serie de medidas que generaron inconformidades en sectores de su ciudad.

Me explico: no se trata de recriminar su actitud porque pertenezca a un partido cuyos miembros no salen de la sacristía y que son intolerantes a los roles que en la actualidad son aceptados socialmente, me refiero concretamente al rechazo a las personas con características homosexuales, personas que deben ser respetadas. De igual forma, existe en ese municipio cierta intranquilidad por parte de los ciudadanos, de los empresarios y de las personas que diariamente laboran engrandeciendo a su ciudad, en virtud de que nuevamente se empiezan a registrar actos delictivos que habían desaparecido, hechos que le corresponde atacar al ente municipal y que ante su incompetencia han caído en recurrencia.

Asimismo, notas periodísticas han dado cuenta de un número de asesinatos que se han cometido y que tienen preocupada a la ciudad. De igual manera, el Sistema Municipal de Agua y Saneamiento ha mostrado ineptitud en la prestación del servicio, motivo por el que los afectados han tomado vías importantes provocando caos vial. Otra molestia ciudadana es el incumplimiento de transparentar el trabajo y de rendir cuentas, sobre todo por lo que se refiere al gasto y que en algunas obras es compartido con el Estado, pues el munícipe se ha empeñado en no hacerlo del conocimiento general, remitiendo a los solicitantes a que esas dudas se las pregunten al gobernador. Con ese actuar lo que va a conseguir es aislar a la ciudad con riesgo de estancarla en tiempos donde la globalización es fuente de progreso.

Después de los dos sexenios pasados tan convulsos, nos consta que el ejecutivo del Estado ha tendido puentes con sectores que habían sido desdeñados, reconstruyendo la armonía y el trabajo en conjunto que debe prevalecer, sin tomar en cuenta si los alcaldes pertenecen a partidos en los que no milita él, apoyándolos con obras necesarias en las que se destinan presupuestos importantes, por lo que la actitud del alcalde torreonense, además de ser injusta carece de inteligencia política.

Esa forma aislacionista de actuar del presidente municipal no la merecen los laguneros, que siempre han dado muestras de ser gente emprendedora forjando una ciudad pujante y moderna.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6