×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
05 Abril 2019 04:00:00
Inundación del 4 de abril –II Parte-
Después de la inundación del 4 de abril de 2004, llegó el presidente Fox al día siguiente junto con el gobernador, Enrique Martínez y Martínez para evaluar los daños e implementaron medidas inmediatas para tratar de controlar la situación, los elementos el ejército mexicano patrullaron el área afectada e iniciaron la limpieza, reforzados por una unidad especial que llegó del sur del país, además de las cuadrillas de obras públicas. La ayuda a los damnificados empezó a llegar de todos los lugares.

La cicatriz aún perdura y tardará mucho tiempo en desaparecer, Villa de Fuente ha cambiado, sus habitantes demostraron su temple al reconstruir sus viviendas, los que no, fueron reubicados en su gran mayoría en las 271 casas que se construyeron, otros aún esperan la siguiente etapa. Miles de damnificados recibieron apoyos de SEDESOL nacional, a través del instituto estatal de la vivienda, el municipio pavimentó el 100% de sus calles y gran parte del resto de las colonias afectadas, también recibieron apoyo para la adquisición de un nuevo menaje, el proceso de reconstrucción llevó tiempo, con los programas de los gobiernos federales, estatales y municipales, se distribuyeron miles de despensas, los militares atendieron una cocina comunitaria, se acondicionaron 14 de las 15 escuelas dañadas, la sobrante se reubicó.

Aún se intenta encontrar culpables y es fácil señalar personas producto del inmenso dolor que se produjo al perder seres queridos o al ver destruidas nuestras pertenencias adquiridas tras muchos esfuerzos. Se formularon múltiples razones del por qué sucedió y presentó el fenómeno, que si se pudo avisar a tiempo o si no. Lo cierto es, que nuestra comunidad no estaba preparada para enfrentar una emergencia de esa naturaleza y mucho menos con la mentalidad innata del mexicano de la frontera, que jamás se prepara para las eventualidades y desafía los peligros, que es incapaz de ponerse un suéter ante los primeros embates del frío por el temor de que te pregunten, que dónde te cayó la helada, incapaz de cubrirte de la lluvia prefiriendo mojarse.

Nuestras autoridades tampoco estaban preparadas, Protección Civil, no disponía de sistemas para alertar a la población de una amenaza, las autoridades defienden su postura de que recorrieron algunas calles cercanas al río invitando a la evacuación, como también es cierto, que quienes escucharon la invitación a desalojar, no creyeron que las aguas llegarían a sus casas y tenían razón, hasta ese momento nunca había sucedido. Algunas personas pasaron el puente de Villa de Fuente a pesar de que se les negó el paso con las consecuencias conocidas.

Por unos meses funcionó una unidad de alerta meteorológica con sirenas de alarma, unidad que en la actualidad funciona parcialmente después de haber sido destruida por el tornado del 24 de abril del 2007. Nadie más reclamó cadáveres que el de los 7 desaparecidos. A 15 años y con la mente fría, ya tenemos otra mentalidad pare enfrentar este tipo de emergencia.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2