×
Lariza Montiel
Lariza Montiel
ver +

" Comentar Imprimir
27 Agosto 2017 04:00:00
Joe Arpaio, la más reciente cara de la impunidad
Desde la asunción del Presidente Donald Trump al gobierno de los Estados Unidos de América, una de las más constantes preocupaciones para la comunidad latina ha sido la relativa al contenido altamente racista de su discurso.

Si solo hubiera quedado en preocupación, e incluso si solo tomáramos en cuenta que de acuerdo a la métrica reportada por la autoridad mexicana de migración, los índices de deportaciones de connacionales han reflejado una baja en lo que va de su administración al contrastarlas con el mismo periodo de la correspondiente al ex presidente Obama.

Mas no es así, y con profunda desesperanza somos testigos, de acuerdo con los recientes sucesos, de que el apoyo de Trump a las corrientes racistas en aquel país llegó mucho más allá de las palabras.

Probablemente usted lector conozca la historia de Joe Arpaio, pero por si no fuera así, se trata de quien hasta finales del año 2016 y por un periodo de 24 años, fue sheriff del condado de Maricopa en Arizona que incluye la zona metropolitana de Phoenix.

Desde esa posición fue conocido como “el sheriff más duro de Estados Unidos”, por su política de implacable persecución a inmigrantes basada en un perfil racial más que en la comprobación de su estatus legal y con gran impacto en la comunidad latina.

Su conducta le valió que a inicios de la presente década y una vez derogada la famosa ley estatal SB1070, que autorizaba a la policía a hacer detenciones de acuerdo al perfil racial de las personas, una corte federal le instruyera cesar con este tipo de acciones por considerarlas discriminatorias.

Sabedor de este mandato, este personaje mantuvo esa política por 18 meses más haciéndose acreedor en consecuencia a una nueva determinación judicial que le encontró culpable de desacato a una corte federal y por tanto sujeto de una sanción que habría sido citada para su definición en el próximo mes de octubre.

No obstante, y aquí la controversial intervención del Presidente Donald Trump, el pasado viernes 25 de agosto, mediante un comunicado oficial de la Casa Blanca, se dio a conocer que el ejecutivo habría indultado al ex alguacil y que para ello habría justificado su proceder en el reconocimiento de este como un verdadero “patriota” y además por “50 años de servicio a la nación”.

Las muestras de repudio a tal medida no se hicieron esperar, y me llama la atención, por sobre todas, lo dicho por la ACLU, una organización de defensa de derechos humanos: “El presidente eligió la ilegalidad en lugar de la ley, la división en lugar de la unidad y el dolor en lugar de la recuperación”.

Sin duda esta medida es histórica para la evolución de la defensa, promoción y reclamo que el respeto a los derechos civiles ha tenido en el vecino país del norte, sin embargo también ha quedado en la historia, y esperamos que así se mantenga, la voluntad y la acción política de los ciudadanos en Arizona.

En lo que es una muy loable decisión popular, los electores del condado de Maricopa rechazaron la reelección de Arpaio como sheriff de esa demarcación, dando con ello la espalda a una política de persecución de inmigrantes que habría logrado tanto arraigo en dicha entidad.

El propio Mayor de Phoenix, Greg Stanton, se refirió a esta decisión diciendo “La corte tomó una decisión, el presidente otra, pero la gente tuvo la palabra final en noviembre”.

Vale la pena repasar cómo esta medida del presidente de los Estados Unidos impactará en la población de aquel país, específicamente en las comunidades de origen latino y finalmente también, en lo que hoy pareciera un acto de solidaridad con un seguidor y promotor de Trump.

Lo que es innegable es que marca un antes y un después en el uso de la figura del indulto para el primer mandatario de la nación forjada por generaciones y generaciones de inmigrantes como es Estados Unidos.


Lariza Montiel Luis
Sígueme en redes de Facebook y Twitter @LarizaMontielLuis
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2