×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
20 Febrero 2017 04:00:00
Josefina, AMLO y Peña, ¡de nuevo cara a cara!
Algunos le llaman “deja vu”, porque se trata de algo “ya visto”.

Otros aseguran que la historia se repite –a veces como tragedia y otras como comedia–, en alusión al clásico de Carlos Marx. Lo que no explican es si hoy asistimos a la comedia, o si lo de ayer fue la tragedia.

Lo cierto, sin embargo, es que en el 2017 veremos una repetición del México de 2012, cuando chocaron en la elección presidencial la candidata Josefina Vázquez Mota y los aspirantes Andrés Manuel López Obrador y Enrique Peña Nieto.

En ese 2012 –como saben– el ganador fue Peña Nieto, quien logró 19 millones 226 mil votos nacionales y 2 millones 977 mil en el Estado de México. En el segundo lugar quedó López Obrador, con 18 millones 980 mil votos nacionales y 2 millones 350 mil en el Estado de México.

La tercera posición fue para Josefina Vázquez Mota, con 12 millones 786 mil votos nacionales y un millón 555 mil votos en el Estado de México.

Como se dijo arriba, la historia de aquel 2012 se repite hoy en el Estado de México –con variantes y asegunes–, en la contienda estatal para elegir al sucesor de Eruviel Ávila.

Y es que hoy, en el Estado de México, se enfrentarán de nueva cuenta, Josefina, AMLO y Peña, en un “deja vu” que –sin embargo--, puede cambiar de manera radical la tendencia electoral de 2012, lo que –a su vez–, produciría un fuerte reacomodo en el presente electoral de 2017 y –sobre todo–, el futuro del 2018. ¿Por qué?

1.- Porque si bien en 2017 la única de los contendientes de 2012 que repetirá en la boleta del Estado de México es Josefina, también es cierto que detrás de Delfina Gómez –la candidata de Morena–, el verdadero activista se llama López Obrador. Y resulta igual de cierto que detrás de Alfredo del Mazo está su primo, Enrique Peña Nieto.

Es decir, que para efectos prácticos, detrás de la boleta mexiquense de 2017, veremos a los mismos que en 2012.

Por eso las preguntas. ¿El PRI será capaz de mantener sus casi tres millones de votos mexiquenses? ¿AMLO mantendrá sus 2 millones 350 mil sufragios, a pesar de que en 2012 compitió como PRD y hoy lo hace como Morena? ¿El PAN superará su votación de un millón 555 mil sufragios?

2.- Lo cierto es que hoy nadie sabe –con un mínimo de certeza–, lo que pasará en el Estado de México, sobre todo luego de que las encuestas mostraron –en 2012 y 2015, en México y el mundo–, que no sirven para nada, que son poco o nada confiables y que todos los sondeos de opinión dejaron de ser referentes electorales confiables, luego que no acertaron en ninguna de las elecciones importantes.

3.- Lo único cierto es que veremos un ensayo inédito en los procesos electorales mexicanos. ¿De qué se trata?

De una suerte de carrera de relevos entre el PRI y el PAN, en donde el candidato tricolor y la candidata azul pelearán contra un mismo adversario, llamado López Obrador, y en donde la apuesta común será derrotar a AMLO. ¿Y por qué el objetivo es que no llegue AMLO y su títere Delfina Gómez, al Gobierno de Toluca?

La respuesta la conocen todos; porque si en 2017 el PRI y el PAN no paran a López Obrador en el Estado de México, prácticamente le estarán entregando la victoria de 2018; dos años antes.

Dicho de otro modo, que en el Estado de México el blanco serán AMLO y su “Juanita” Delfina Gómez. Y entre más polaricen los tricolores y los azules una pelea que será de tres tercios, más votos le quitarán a la “Juanita” de AMLO, Delfina Gómez.

Por eso, en el Estado de México veremos a todo el PRI nacional volcado a favor de Alfredo del Mazo y a todo el PAN nacional haciendo trabajo a favor de Josefina Vázquez Mota. Y, claro, veremos a todos los presidenciables tricolores y azules, en campaña, igualito que AMLO está en campaña.

En pocas palabras; en el Estado de México ya arrancó la presidencial de 2018. Y esa contienda adelantada permitirá que asistan a la plaza pública no sólo AMLO, sino Eruviel Ávila, Miguel Osorio, Luis Videgaray, José Narro y, por el PAN, Margarita Zavala, Felipe Calderón y Ricardo Anaya, entre otros.

Al tiempo.

EN EL CAMINO

Prenden los focos rojos en todos los partidos políticos. Resulta que el presidente del INE, Lorenzo Córdoba, acordó “en lo oscurito” con diputados de la Jocopo, meter la mano en el proceso de designación de tres nuevos consejeros del INE, que sustituirán a Beatriz Galindo, Arturo Sánchez y Javier Santiago. En forma grosera e ilegal, Córdoba pretende afinidad para su proyecto político personal, que en 2024 ve una candidatura presidencial independiente. La inmoralidad ya común en el INE. ¿Hasta cuando?
Imprimir
COMENTARIOS



top-add