×
German Martínez
German Martínez
ver +

" Comentar Imprimir
05 Marzo 2012 05:00:06
Josefina y el brete azul
Sean cuatro, sean siete o sean más los puntos que, a decir de las encuestas, separan a Josefina Vázquez Mota del triunfo electoral, lo cierto es que la tendencia es ganadora. Josefina no deja de subir. Sin embargo, la pregunta es: ¿el empuje del Partido Acción Nacional le alcanzará para ganar la Presidencia de México? Me temo que no.

El PAN en algunos lugares es exiguo, en otros está exhausto. A nadie sorprende la debilidad panista en Tabasco o Guerrero. Pero es preocupante la desventaja en el Distrito Federal y el Estado de México. La fragilidad, por ejemplo en Nuevo León, Chihuahua, Coahuila, Veracruz o Jalisco, motivada por las recientes contiendas internas transformadas en peleas fratricidas, es mala noticia para Josefina. La fuerza para empatar definitivamente la contienda se puede esfumar en la gresca azul.

Si Vázquez Mota quiere llegar a Palacio Nacional, está obligada a rebasar a sus compañeros de partido. No puede detener su marcha a contemplar el triste y desgarrador espectáculo de panistas escupiéndose a la cara.

El equipo de la campaña presidencial de Josefina debe pintar categóricamente una raya frente al lodazal del acarreo, al reparto de despensas, a la manipulación entre funcionarios del Gobierno federal, a las amenazas y consignas dentro del PAN. Ese fuego de la discordia panista no debe incendiar el comité presidencial.

Todas las encuestas coinciden en calcular en poco menos de 20% el voto de los llamados “indecisos”. Ciudadanos dispuestos a participar sin militar. Electores sensibles a rechazar el caos interno de los partidos.

No es un secreto decir que la victoria está en entusiasmar a esos votantes dudosos. Y la respuesta a los indecisos no está en la estructura orgánica ni en la tradicional oferta panista. Y por si fuera poco, el desorden del partido los ahuyenta.

Por eso Josefina debe, sin romper, poco a poco tomar distancia de su partido. Felipe Calderón lo hizo. Navegó rumbo al triunfo separado de una dirigencia nacional que le “hacía olas” y le metió zancadillas. ¿Por qué no caminan igual los “josefinistas” respecto a muchos candidatos y algunos dirigentes del PAN? Vicente Fox también. Construyó en su momento, para mohína de panistas pero éxito evidente, a los Amigos de Fox.

Al iniciar la campaña Josefina Vázquez debe proponer encabezar un gobierno donde quepan, coligados, todos los compromisos de transformación liberal del país, diga lo que diga el PAN.

Allí deben estar los que piden reformar a Pemex para promover la inversión privada, los que ven necesario revisar los subsidios al campo, los que creen en la rendición de cuentas sindical, los que confían en controlar el endeudamiento de Estados y municipios, los que están dispuestos a combatir los monopolios económicos, los comprometidos con la educación pública de calidad, los que no confunden la autonomía universitaria con su impunidad financiera, los que creen mejorable la lucha contra el crimen, los que promueven algo más que dádivas para combatir la pobreza, los que no tienen nudos ideológicos para el ejercicio pleno de la libertad, los que combaten la discriminación; en fin, los que creen una ventaja aprovechable a la frontera con Estados Unidos, y no un castigo divino. Visto el desfiguro de algunos panistas, no está demás recordar el “mucho ayuda el que no estorba”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2