×
Guadalupe Loaeza
Guadalupe Loaeza
ver +

" Comentar Imprimir
04 Enero 2018 04:02:00
Juana Cuevas
Desde hace años, siempre me he interesado en la biografía de las esposas de los políticos, no nada más de México, sino de otras partes del mundo. Es así que en este mismo espacio he escrito sobre el tema antes de que muchas de ellas se convirtieran en primeras damas. Ahora que nos encontramos en plenas campañas presidenciales, y que ya sabemos quiénes son los precandidatos por los tres partidos más importantes, me dispongo a hacerlo, sin ningún ánimo partidista más que el de dar a conocer a los lectores mi percepción (lo más objetiva posible) sobre su personalidad, trayectoria profesional e intereses.

Empezaré con Juana Cuevas, esposa de José Antonio Meade, cinco veces secretario de Estado y precandidato a la Presidencia por el PRI, porque de las tres, es la única que conozco personalmente. A lo largo de muchos años he conocido, por azares de la vida, a un buen número de esposas de funcionarios y primeras damas priistas; he de decir que Juana no tiene un ápice de la típica esposa del típico funcionario del PRI, es decir, no es protagónica, ambiciosa, no ha recurrido al bótox ni a la operación de nariz, no tiene un séquito alrededor de ella, no es prepotente, ni mucho menos consumista desaforada de ropa de marca. Al contrario, siempre que la he visto, invariablemente lleva una blusa o un saco bordado, un huipil o bien un rebozo, el cual lleva con naturalidad y elegancia.

Prácticamente, Juana no se maquilla y lleva el pelo en su color natural, peinado seguramente con “pistola”. A ella no me la imagino con “mechas”, ni con “luces” y menos con el pelo teñido en tonos rojizos o rubios como terminan pintándose las esposas de los políticos, que ya se creen muy empoderadas. Tengo la impresión de que Juana Cuevas no quiere empoderarse, no es política, ni ambiciona ningún puesto dentro de la política. Su único objetivo, actualmente, es apoyar cien por ciento a su marido. Basta con ver algunas fotografías de la pareja tomadas durante la campaña para percatarse de cómo admira Juana a Meade y la admiración que tiene el precandidato hacia su esposa, su antigua compañera en Economía del ITAM. Siempre salen sonrientes y mirándose a los ojos.

Lo que me queda clarísimo, a pesar de todo lo que dicen las redes y algunos articulistas, es que su relación de pareja no es ficticia, ni mucho menos artificial, por el hecho de que Meade se encuentra en precampaña. Cada vez que he visto a Juana ha sido en compañía de su marido. Es evidente su complicidad, su empatía, su amistad, pero sobre todo, el respeto que existe entre los dos.

Como decía mi madre, doña Lola, hay dos cosas que no se pueden ocultar en la vida: el dinero y el amor. En su caso, lo segundo brilla más que lo primero.

Además de estar genuinamente enamorada de su marido, Juana Cuevas lo está de México. Es una amante de su historia, de sus artesanías, de su música y comida. Su casa de Chimalistac la tiene decorada con un gran sentido artístico con esculturas, jarrones, máscaras, alebrijes, cajas de Olinalá y pintura mexicana. No hay que olvidar que Juana pinta, la mayor parte del tiempo lo hace al lado de su suegra, relación que demuestra su carácter afable y abierto.

Hace unos días, se hizo viral en las redes una fotografía de Juana en el supermercado haciendo sus compras para la cena de Año Nuevo. En muy pocas horas la publicación de la imagen recibió casi mil retuits y casi 3 mil corazones. Sin embargo, no faltaron centenas de críticas y decenas de “memes” censurando la intención de la foto justo en plena precampaña de Meade. A partir de ahora, el “sospechosismo” por todo lo que hagan o dejen de hacer las esposas de los candidatos y los candidatos mismos estará presente en las redes sociales. No hay duda que estas serán cada vez más violentas y negativas. Y no hay duda que las primeras víctimas serán las posibles primeras damas. Más que sus maridos, ellas dan la nota, son inspiradoras de grandes rumores y alimentan el morbo del imaginario de la sociedad mexicana. Esperemos que esta avalancha de agresiones no lesione la integridad de las parejas.

No tengo la menor duda de que Juana Cuevas resultaría una espléndida primera dama. No tengo duda de que sería un apoyo invaluable y que le traerá un buen número de votos a Meade. Y no tengo duda de que detrás de una gran mujer hay un buen hombre.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2