×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
10 Diciembre 2016 04:09:00
Juventud, sociedad, sindicalismo y política (3/3)
La situación laboral de los más jóvenes es difícil; y en el futuro lo será aún más. Si eso no se entiende, menos aún se colocará en la agenda sindical, política y social todo lo que tiene que ver con estabilidad laboral y seguridad social.

Los elementos del escenario actual indican que todo está dispuesto para que en el mañana la incertidumbre se incremente en los espacios donde laboran obreros, burócratas, comerciantes, empleados públicos y privados, maestros, enfermeras, doctores y no se diga de aquellos que se encuentran en la economía informal.

Las nuevas generaciones tienen en claro que es preciso prepararse académicamente a lo largo de toda su vida. No tienen otra opción más que aprender en todo momento y en todo momento modificar sus conocimientos.

Los jóvenes de hoy saben que vivirán más de 70 años, quizá más que sus padres y mucho más que sus abuelos, pero que, a diferencia de estos y de aquellos, tendrán más de un empleo a lo largo de su existencia, quizá registren más matrimonios que hijos, serán testigos de impresionantes descubrimientos científicos y tecnológicos, verán cómo se encuentra la cura de muchas enfermedades, pero también llegarán a sufrir de dolencias hasta hoy desconocidas. Los jóvenes del siglo 21 saben que son la generación de la incertidumbre, del cambio constante, de las migraciones, de los vergonzosos contrastes sociales: de la macrorriqueza y la producción, y de la pobreza de millones de seres humanos producto de la mala distribución y desigualdad económicas.

Desde hoy y en todo momento deben prepararse académicamente, pero también desde hoy y en todo momento deben fortalecer los instrumentos de lucha gremial. No serán unos cuantos los que saquen adelante a los sindicatos, es y será un trabajo colectivo.

Se precisa de formación sindical, ideológica, conceptual, política. Se precisan valores y agallas; se requiere de un amplio compromiso con el sindicato, de capacidad para tejer alianzas con otros sindicatos.

Los jóvenes del siglo 21 tienen que partir de una premisa insoslayable: sin sindicato, su lucha está perdida y no existe un mañana decoroso para ellos. Sin sindicato, los hombres y las mujeres de la derecha tendrán el camino libre para explotar, despedir, lesionar a los trabajadores. Sin una lucha colectiva, con estrategia, disciplina y claridad de objetivos, los derechos de los trabajadores serán aplastados por los intereses económicos de los patrones.

Los jóvenes de hoy deben tener en claro el devenir histórico que les precede. Entender que todas las conquistas se lograron en el compromiso y la sensibilidad de las anteriores generaciones, que hubo aciertos (muchos aciertos), pero también fallas y debilidades. Hay fracasos en la historia y también traiciones generacionales.

Los jóvenes deben agradecer por todos los logros, por las prestaciones, por las instituciones que formaron aquellos viejos dirigentes. Deben los integrantes de las nuevas generaciones buscar el diálogo con los hombres y las mujeres que lucharon en el ayer por las siglas de su organización sindical y por quienes hoy dan la batalla y encabezan a los sindicatos; dialogar con los viejos, aprender de ellos, encontrar alianza en la lucha de ellos.

Nosotros, los viejos, debemos pedir perdón por no enfrentar con capacidad, coraje, visión y generosidad la embestida de los poderosos contra la estabilidad laboral y el régimen solidario de seguridad social. Y, si aún tenemos fuerza, debemos sumarnos a la lucha por modificar el actual modelo laboral y de seguridad social.

En el SNTE debemos emprender inmediatamente la lucha por modificar el modelo de cuentas individuales. Y lo mismo en el resto de los sindicatos. Mantener el modelo de cuentas individuales es condenar a los jóvenes a un final de vida de miseria económica.

Hay que poner el tema en la agenda. Asumirlo con vigor. Entrarle todos a la lucha, asumir el compromiso los que somos viejos, pero, sobre todo y especialmente, con conciencia y visión, los compañeros que hoy son jóvenes.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2