×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
08 Abril 2017 04:07:00
Kakistocracia, sin más
¿Sabe alguno de ustedes en qué consiste esa forma de gobierno? Por analistas diversos me entero de que el término kakistocracia fue acuñado por Michelangelo Bovero, profesor de la cátedra de filosofía política de la Universidad de Turín, siendo su significado “el Gobierno de los peores”. En el Dictionary of Sociology se incorpora la definición del término “kakistocracia”: “El gobierno de los peores; estado de degeneración de las relaciones humanas en que la organización gubernativa está controlada y dirigida por gobernantes que ofrecen toda la gama, desde ignorantes y matones electoreros hasta bandas y camarillas sagaces, pero sin escrúpulos”.

Y que el filósofo argentino Jorge L. García Venturini define la “kakistocracia” como el gobierno de los peores. Kakistos –nos dice– en griego es el superlativo de kakos. Kakos significa “malo”, y también, “sórdido”, “sucio”, “vil”, “incapaz”, “innoble”, “perverso”, “nocivo”, “funesto”, y otras cosas semejantes. Luego, si kakos es lo malo, kakistos, superlativo, es lo más malo; es decir, lo peor. Plural de kakistos es kakistoi; es decir, los peores. De ahí que se le ocurrió que kakistocracia es el gobierno de los peores. Con el término aplicado a nuestro país, que el discurso oficial apoda Estado de derecho:

Kakistocracia. Ayer fue un pigmeo moral de nombre Virgilio Andrade, impuesto por Peña en la Secretaría de la Función Pública para que dictaminara que en la casa blanca, los terrenos agrestes y mansiones en Malinalco e Ixtapan de la Sal no hubo asomo de conflictos de interés. Fue ayer, asimismo, una Procuraduría General de la República desde donde una Arely Gómez protegió al presunto delincuente Humberto Moreira, que cuando gobernador de Coahuila se ensañó con los dineros del erario; ahora el Sistema está a punto de arropar al expresidente del PRI con el fuero de una diputación plurinominal. Por cuanto a José Murat, exgobernador de Oaxaca: con su “honorable” familia, ha sido evidenciado como poseedor de una inexplicable riqueza que a los Murat convierte en dueños de bienes raíces en el extranjero. Ahora el PRI hace gobernador a uno de los hijos del cuestionado Murat, un tal Alejandro. ¿Estado de derecho?

Hoy también es la hora de los Porkys de toga y birrete, como ese tal Anuar González Hemadi, que concedió amparo a un pedófilo que había abierto la blusa de una menor de edad y le frotaba los pechos al tiempo que le incrustaba los dedos en la vagina. El Porky Hemadi lo dejó libre “porque no ofrece la certeza de que haya habido intención lasciva”. Por cuanto al Instituto Nacional Electoral.

A estas horas el Cártel de Atlacomulco anda en brama, y por prolongar un sexenio más el saqueo de los dineros del erario mexiquense, a lo desaforado bombardea el territorio con anuncios publicitarios reforzados con el reparto de tinacos, estufas, despensas, tarjetas de descuento, sacos de cemento, dinero en efectivo, etc. Ante el despilfarro demencial y la ignorancia de unos pobres de espíritu y economía familiar que permiten que les arrebaten su credencial de elector los repartidores de corpiños, camisetas, calzones y pantaletas tricolores, que en nuestro Estado de derecho eso vale la democracia, el Instituto Nacional Electoral declara:

“No podemos actuar únicamente por los dichos. Si hubiera algunos elementos que nos permitieran tener pruebas o indicios claros de que algo está ocurriendo nosotros actuáramos, pero no es el caso. No encontramos donde está la ilegalidad”.

Mis valedores: ¿Es México un Estado de derecho? ¿Es una verdadera democracia? ¿No será sólo una kakistocracia, y no más?

Mi país. (Ah, mi país.)
Imprimir
COMENTARIOS



top-add