×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
30 Marzo 2017 03:00:00
La alimentación es vida
Cuando hay un enfermo terminal o crónico en casa se trastoca todo por la alimentación que debe llevar. Quienes hemos pasado por eso comprendemos la situación perfectamente y buscamos lo mejor para apoyar al familiar que habrá de cambiar de hábitos alimenticios por completo.

No tiene caso que todos los que viven en casa tomen la misma dieta, que está diseñada específicamente para hacer frente a la enfermedad; una semana es suficiente para apoyarlo.

Ojalá hubiera un negocio de alimentos especializado que nos brindara un servicio para el enfermo, un negocio en el que el médico pueda ponerse de acuerdo con el nutriólogo para diseñar el plan de alimentación y un chef responsable que haga bien las cosas.

Dependiendo de la enfermedad, se deben llevar diferentes tipos de dietas: blanda, sin sal, sin azúcar, sin grasas, entre otras; alimentos especiales que se puedan asimilar más fácil y que no contengan ingredientes que puedan afectar su proceso de recuperación. Ejemplo, sin azúcar para los diabéticos.

El nombre podría ser Alimentos a la Medida y el concepto, preparar alimentos para recuperar la salud y nutrir perfectamente para recibir la mejor calidad en los últimos días. Pero que no se mencione que es para enfermos, ellos pueden tomarlo mal y no consumirlos, como sucedió con una persona a la que se le dio un complemento alimenticio que sería excelente para sacarlo adelante y lo rechazó: “Es para diabéticos y yo no soy diabético”.

Es muy importante que se lleve una buena alimentación, de lo contrario, el enfermo podría caer en una desnutrición que acabaría con él rápidamente al no tener los nutrientes necesarios para que el cuerpo mantenga sus funciones vitales.

Estamos conscientes de que un servicio como este costaría más por tratarse de algo especializado, pero es un costo que estamos dispuestos a cubrir con tal de sacar adelante a nuestro ser querido.

Este negocio podría tener un servicio de reparto, ya sea en una moto o una camioneta chica, que tome su ruta de entrega programada para llevar los platillos a tiempo. Muchas personas no tienen el tiempo para ir porque están en el trabajo y sus horarios de comida son limitados; esta sería la solución perfecta para ellas. La idea es que al enfermo nunca le falten los alimentos que debe consumir a sus horas y así no descuide ese aspecto de su recuperación.

Ojalá que alguna persona que nos lea y se dedique al ramo le entre a este negocio, nosotros no sabemos de la preparación de los alimentos, pero ella sí. Hay muchos enfermos y sin duda sería un servicio muy bien recibido que sin duda mejoraría la calidad de vida de muchas personas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2