×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
15 Marzo 2017 03:00:00
La bofetada de MLB a México
La última semana semana dejó al mundo del béisbol, que tanto presume de ser diferente al resto de los deportes en relación a honestidad y organización, muy mal parado ante los ojos del mundo.

Lejos de la manera en que México jugó los primeros juegos, el “papelón” de MLB al cambiar su criterio de desempate hasta el final del juego dejará una marca difícil de borrar en este tipo de torneos, que jamás han contado con la credibilidad necesaria.

Como en pocos deportes, México es considerado una potencia mundial en el béisbol. Actualmente los mexicanos están en el sexto lugar mundial sólo detrás de países como Japón, Estados Unidos, Cuba, Corea y China Taipei; equipos como República Dominicana, Puerto Rico o Venezuela, los tres que más aportan jugadores a la MLB, quedan debajo de México, pues sus selecciones menores, es decir las que compiten en categorías infantiles y juveniles, no tienen los mismos resultados que su combinado de súper estrellas.

Es ahí donde se puede entender un poco más la decisión de Joe Torre y compañía a la hora de definir a un ganador con reglas poco entendidas. El interés es mayor si el equipo de súper estrellas avanza.

Lejos de querer justificar que la selección mexicana cuyo equipo de coaches encabezado por Édgar González cometió un sinnúmero de errores, es mejor entender lo ocurrido a lo largo de todo este proceso.

Los beisbolistas mexicanos tuvieron que vivir una muy mala experiencia, luego de que antes del juego contra Venezuela se les informó que venciendo por dos carreras a su rival avanzaban a juego de desempate contra Italia.

Aunque se enfrentaba al rankeado siete del mundo, uno menos que ellos, las diferencias entre el roster de los sudamericanos y el mexicano son abismales.

Entre los titulares venezolanos están dos futuros miembros del Salón de la Fama, Miguel Cabrera y Víctor Martínez, que son dirigidos por Omar Vizquel. El resto son titulares en sus equipos incluidos los súper estrellas José Altuve, Alcides Escobar y Carlos González, así como el cátcher Salvador Pérez.

Aún con esto, la desmotivada selección mexicana sacó un juego cardíaco que, según las reglas iniciales, les daba el pase al desempate y así se celebró.

Quedaba tan claro que México avanzaba que los venezolanos se retiraron de inmediato y mostraron la cara de la derrota, las entrevistas se centraron en el pitcher ganador y se anunciaron a abridores en las cuentas oficiales del WBC (Clasico Mundial de Béisbol). Horas después, las Grandes Ligas, organizadoras del evento, dieron para atrás todo y le dieron el pase a Venezuela.

La lógica, las estadísticas, los nombres todo, dan a Venezuela el peso para estar en ese lugar, tal vez fue esa misma lógica la que empleó la MLB para desechar todo lo antes dicho y darles la oportunidad de unirse al show a un equipo que recibió 32 carreras en tres partidos.

En otros deportes, el peso de esta decisión estaría cargado a quién ocupa un lugar superior en la clasificación mundial, se beneficiaría al anfitrión o cualquier otro acostumbrado método para disfrazar decisiones que son más de escritorio que deportivas.

Si bien el equipo de México no hizo lo necesario para avanzar, al perder una ventaja de cuatro carreras ante Italia y mostrar un descontrol al perder una ventaja de 7 contra Venezuela, mostró mucho más que los venezolanos durante este último juego.

El súper equipo venezolano jugará a pesar de todo con el halo de duda sobre la manera en que fueron enviados más por decreto que por merecimientos a esta instancia.

En tres y dos

Mientras esto ocurre, la pretemporada del béisbol mexicano avanza y los Saraperos de Saltillo han mostrado buenas cosas en casa y en gira.

Si bien se ha hablado mucho de los movimientos de otras franquicias, Saltillo mantuvo una base y reforzó algunas posiciones lo que podría darle algunos buenos dividendos al principio de este año.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2