×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
21 Julio 2018 04:00:00
La bomba putrefacta que lanzó el INE a López Obrador
El régimen que está a punto de ser arrojado al basurero de la historia ha recomenzado una campaña de detritus contra el movimiento por el cual acaban de votar más de 30 millones de mexicanos. Y echó mano de lo que mejor sabe hacer: mentir. Engañar.

No ha pasado una semana desde que Andrés Manuel López Obrador diera a conocer –el pasado domingo- la lista de 50 acciones contra la corrupción que implementará a partir de que asuma constitucionalmente la Presidencia de la República, y todos los que se sienten destinatarios, y por tanto gravemente afectados, han iniciado un contra movimiento con el que pretenden desprestigiar y debilitar a quien asumió como tarea fundamental del nuevo gobierno combatir la
corrupción.

Rezumante de mala leche, el INE ha multado a Morena con 197 millones de pesos por no haber informado sobre la existencia de un fideicomiso que tuvo como propósito reunir dinero de particulares para entregarlo a damnificados de los sismos del 19 de septiembre del 2017.

Para esto, el INE justificó su ruindad diciendo que “probablemente” dicho dinero habría sido utilizado para fines electorales. Y lo infirió, lo dedujo, basándose en el hecho de que quienes crearon el fideicomiso eran personajes públicos muy participantes en las actividades del partido Morena.

El consejero electoral proponente de la multa es el consejero electoral que llegó como tal por la vía de la cuota partidista del PRI, Marco Antonio Baños. Y sus declaraciones fueron convertidas desde este jueves en una bomba de excremento, que catapultaron televisoras y algunos diarios capitalinos. Fue un linchamiento mediático que obligó a AMLO a hacer una declaración en defensa de su partido.

De los once consejeros electorales, solo uno votó en contra de la aplicación de la multa de marras: Roberto Ruiz, quien este viernes, dio los motivos por los cuales votó por el no a la multa.

A un noticiario de Radio Fórmula, Roberto Ruiz sostuvo que el INE no debió multar a Morena.

Y apostillaba: “Debió investigar y preguntarle a las personas que se sostiene que recibieron los recursos; debió hacerse esa investigación y corroborar la secuencia
del dinero”.

Incluso, el consejero electoral Ruiz dijo –en coincidencia con Morena-, de que el fideicomiso sí es privado; que no está integrado a los estatutos de Morena; que depositar dinero en efectivo a la cuenta no constituye un delito electoral, y que todo esto lo sabe perfectamente bien el INE y sus once consejeros electorales.

Y remachaba Roberto Ruiz, en detrimento de la decisión de sus compañeros: “Se acusa que recibió (Morena) 44 millones de pesos en efectivo, eso es cierto, pero por sí mismo no está prohibido ese recurso en fideicomisos privados, lo que se sanciona es el esquema financiero”.

La avalancha de heces que arrojó el régimen vía INE continúa, con ayuda de medios capitalinos que durante los últimos 18 años no ocultaron el odio que le tienen a AMLO

Esos mismos medios de Ciudad de México que han soslayado, a priori, airear las otras multas y el contexto de éstas: Verbigracia: el PRI solo fue multado por el INE con 37 millones de pesos, por los 25 millones que César Duarte, gobernador de Chihuahua, sacó del presupuesto estatal para entregarlo al PRI nacional para la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012. El líder priísta era Manlio Fabio
Beltrones Rivera.

Este mismo INE acaba de multar con tres millones de pesos a Ricardo Anaya por haber ejercido un millón y medio de pesos de “orígenes desconocidos” a la campaña electoral reciente.

Ayer mismo, súbitamente, un supuesto grupo de trabajadores disidentes del Sindicato Mexicano de electricistas sitió la oficina de AMLO en la colonia Roma y no le permitió la entrada. Acusan a Martín Esparza –el líder sindical que reclamó a Felipe Calderón la desaparición de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro con amenazas incluso de muerte por parte del régimen- de corrupto.

Todos estos hechos son algo así como “carnita” para los carniceros mediáticos que toda la vida han perseguido por encargo a Andrés Manuel López Obrador. Y están a todo lo que dan.

Ayer, en conferencia, López Obrador dijo: “Se reunieron 85 millones de pesos. Se han beneficiado 28 mil damnificados, que han recibido 2400 pesos cada uno. Ese es el informe. No hay desvío de recursos. No se utilizó el dinero para pedirles que votaran por Morena. No lo acostumbramos. Nunca en nuestra historia pública y política hemos entregado despensas o migajas a cambio de votos. No somos iguales que otros… Somos distintos. El INE y sus consejeros se extralimitaron, y vamos a acudir al Tribunal Electoral.

“El consejero electoral (se refería a marco Antonio Baños) que ahora emite esta recomendación (de multa), es el mismo que firmó en 2006 el aval del fraude electoral. Sí existen elementos para sostener que actúan de mala fe”.

Y el apostille de Amlo: “Todo esto (información del fideicomiso) lo tiene Hacienda, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el INE. Tienen los domicilios y nombres de todas las personas beneficiadas. No hicieron la investigación. Y sí hay (en videos de los bancos) seis personas que reciben 500 mil pesos cada una porque, al mismo tiempo, son las que van a entregar los recursos a los damnificados. Son los que sacan el dinero del banco mediante una carta,
que ahí está”.

Otra vez, en el Congreso, prevalecía la versión de que la clase política privilegiada durante décadas tiene ira y ha redoblado el odio que le tiene a AMLO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2