×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
13 Enero 2019 03:10:00
La caída del Seguro Popular
MÁS SE TARDÓ EL PRESIDENTE en anunciar la desaparición del Seguro Popular, que Fox en descalificarlo. Sin embargo, llama la atención cómo el expresidente guardó silencio cuando se denunciaron las irregularidades por más de 19 mil 500 millones de pesos encontradas en el Seguro Popular hace 15 meses.

EL SEGURO POPULAR –QUE NI es seguro, ni es popular- es uno de los mayores fraudes de la política mexicana. Creado hace 15 años, está desahuciado por su ineficacia, insuficiencia y graves problemas de operación. Al respecto, tampoco el expresidente lenguaraz ha opinado.

LOS HOSPITALES DONDE SE ATIENDE a los afiliados al Seguro Popular son probablemente los peores de todo el Sistema de Salud Pública, donde el desabasto de medicinas es prácticamente total, así como la carencia de camas, médicos, enfermeras y sus instalaciones no pueden cubrir la demanda de los más de 20 millones de mexicanos afiliados. De acuerdo con la OCDE, el promedio de enfermeras por cada mil habitantes debe ser de 9, mientras que en México no llegan a 3 por cada mil, así mismo debe haber 4.8 camas por cada mil habitantes y en apenas se cuenta con 1.6.

EL SEGURO POPULAR NO CUBRE los accidentes cardiovasculares; los mayores de 60 años que sufren un infarto no son atendidos, tampoco ofrece diálisis a quienes padecen insuficiencia renal, ni atención a quienes padecen esclerosis múltiple, ni a quienes tienen cáncer de pulmón.

PERO POR SI FUERA POCO, desde el punto de vista administrativo –según el periodista Ricardo Raphael- “nuestro Sistema Nacional de Salud es uno de los más caros. Su burocracia devora uno de cada diez pesos asignados por el presupuesto”.

AL REVISAR LA AUDITORÍA SUPERIOR de la Federación (ASF) la cuenta pública de 2015 detectó una serie de irregularidades en la mayoría de las entidades federativas donde sus respectivas tesorería transfirieron 13 mil millones de pesos al Seguro Popular pero a cuentas bancarias ajenas. Al año siguiente se detectaron malos manejos, que siguieron el mismo patrón, por 6 mil 500 millones de pesos sin que las entidades federativas pudieran decir en qué se había gastado.

HACE DOS MESES EL ENTONCES secretario de Salud reconoció que había 70 denuncias por desfalcos por un monto de 1,150 millones de pesos en el Seguro Popular, interpuestas por la misma dependencia ante la PGR. Por esas mismas fechas la ASF detectó en Coahuila irregularidades por 845 mil pesos en el Seguro Popular estatal.

ADEMÁS DEL DETERIORO, DEFICIENCIAS Y el abandono ha que han sido sometidos los hospitales donde se atiende a los afiliados al Seguro Popular están los enjuagues y negocios que han surgido antes dichas carencias. Por ejemplo, en Monclova, el Hospital General Amparo Pape de Benavides está rodeado por farmacias patito que venden los medicamentos que el Seguro Popular ha dejado de suministrar; así mismo abundan los laboratorios, de dudosa calidad, que realizan los análisis que dicho Seguro ya no presta. Muchos de estos negocios pertenecen a los mismos médicos.

ASÍ MISMO, LA CRISIS DEL Seguro Popular en Monclova ha dado pie para que médicos que ahí consultan, sin escrúpulos, lucren con el dolor de los enfermos, comercializando la atención, vendiendo prótesis y canalizando a los pacientes a sus consultorios particulares, entre otros ilícitos; desafortunadamente esta situación también se observa en los demás centros de salud pública de la región.

POR TODO ELLO ES DE esperarse que, cuanto antes, los servicios de salud pública se humanicen con profesionalismo para terminar con esta tremenda injusticia que lastima –como de costumbre- a los más desprotegidos. También es una injusticia que el hospital general de Monclova, con su pésimo servicio e instalaciones inoperantes, lleve el nombre de una distinguida dama que fue ejemplo de altruismo y bondad, no se vale.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5