×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
08 Diciembre 2018 03:08:00
La cloaca abierta
Los sectores de la construcción e inmobiliario figuran entre los preferidos para lavar dinero, según Georgina Ornelas Esquinca, consultora independiente en temas económicos y de seguridad (El Financiero, 25.11.14). Algunos políticos también sienten apetito por los medios de comunicación. En la nueva edición de Espacio 4, Gerardo Moyano aborda, al respecto, un tema poliédrico y de interés para Coahuila.

«Ni puentes, ni hospitales, ni programas sociales. Miles de millones de pesos de la deuda contraída por la administración de Humberto Moreira (2005-2011) no se invirtieron en obra pública, como asegura el exgobernador; habrían ido a parar a cuentas bancarias personales, de amigos, a campañas electorales y para comprar votos. Así lo reveló el exsecretario de Finanzas, Javier Villarreal, ante autoridades de Estados Unidos y España, en diciembre de 2017, razón por la cual el juez de la Audiencia Nacional española, Santiago Pedraz, reabrió la causa en contra de Humberto Moreira por lavado de dinero, malversación de recursos públicos, cohecho y organización criminal.

»A inicios de 2016, Moreira estuvo preso en Madrid por esos delitos, pero recuperó su libertad tras justificar el origen de cerca de 200 mil euros que transfirió a España, con documentos de empresas a su nombre. Según Villarreal, algunas de esas firmas habrían recibido al menos 600 millones de pesos en contratos de gobierno durante la administración de Moreira. Unipolares y Publicidad del Norte “inflaban” facturas y subcontrataban a otras empresas para proveer servicios al gobierno.

»No eran las únicas. Villarreal asegura que Humberto Moreira utilizaba empresas de amigos, como Construcciones Chavana y Diamante, para triangular recursos obtenidos por contratos de gobierno, por lo cual se llevaban un 8% de “comisión”.

Otros tantos millones se habrían lavado a través de medios comunicación, en particular el llamado “Moreira Channel”, la televisora RCG, propiedad de Roberto Casimiro González. “Se pagaban unos 25, 30 millones al mes, durante seis años, a Casimiro González. (…) El hermano de Roberto Casimiro, Rolando González Treviño, se declaró culpable en Texas de conspirar para transportar dinero robado, a Estados Unidos en 2015.

»Villarreal también menciona al conductor RCG, Marcos Martínez Soriano, así como a políticos priistas como David Aguillón, quienes habrían ayudado a Moreira a triangular dinero a través de sus empresas. El también exdirector del Servicio de Administración Tributaria del Estado (Satec) asegura que en el sexenio de Humberto Moreira se facturaron cerca de 14 mil millones de pesos, de los cuales al menos 3 mil millones se los apropió su exjefe. El dinero habría ido a parar a cuentas de terceros en el exterior y a campañas electorales en otros estados, para comprar lealtades y abrirse camino a la presidencia del PRI.

»No es todo. Interrogado sobre los vínculos de Moreira con el crimen organizado, Villarreal asegura que los Zetas “no tenían problemas, porque podían moverse por todos los lados” y que incluso los vehículos oficiales del gobierno llevaban una calca roja para que fueran identificados por los miembros de esa organización. Villarreal asegura tener constancia de que Moreira se había reunido al menos una vez con Juan Manuel Muñoz Luévano, “El Mono”, detenido en España por lavado de dinero y organización criminal. (…) De ahí que la Fiscalía Anticorrupción española considere que las declaraciones de Villarreal ponen en entredicho la legalidad del dinero transferido por el también expresidente del PRI, “resultando, por tanto, que el patrimonio detectado a Moreira es el afloramiento de los beneficios obtenidos por los actos de corrupción y de vinculación con el crimen organizado”».



Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2