×
Rodolfo Naró
Rodolfo Naró
ver +
Rodolfo Naró, nació en Tequila, Jalisco, el 22 de abril de 1967. Es autor de varios libros de poesía, casi todos reunidos en la antología Lo que dejó tu adiós (2016), así como de las novelas El orden infinito (2007), finalista del Premio Planeta Argentina 2006, Cállate niña (2011) y Un corazón para Eva (2017). Twitter: @RNaro

" Comentar Imprimir
03 Marzo 2017 02:06:00
La regla
Que las maquiladoras de México estén llenas de mujeres no es un azar. Que en muchos casos sean más estudiosas que los hombres hasta llegar a la obsesión. Que cumplan el rol de madre y padre al mismo tiempo y hagan todo lo posible por sacar adelante a su familia, tampoco es una cuestión cultural ni de educación sino de su naturaleza.

La primera gran responsabilidad que tuve fue a los 17 años, en mi primer trabajo, que no duró más de tres meses. Tampoco mis noviazgos duraban muchas semanas. En la adolescencia notaba que algo se iba modificando entre mis vecinas de la cuadra, niñas con las que había crecido. Cuando en las tardes varios amigos y yo nos reuníamos al final de la calle a hablar de mujeres, de nuestros delirios y fantasías, al final terminábamos mencionando los cambios de nuestras antiguas compañeras de juegos, sus cambios de humor, su sensibilidad y su llanto. A esa edad todos ignorábamos el significado de la palabra cólico. Para nosotros, la única obligación que teníamos era la de estar bien peinados.

Ahora que veo a mis sobrinos acicalarse para ir al centro comercial y que postean en Facebook las fotos de sus primeras fiestas o me cuenta sus enamoramientos, recuerdo a las mujeres que he conocido a lo largo de mi vida laboral, a mi madre y a mi hermana, a mis parejas, recuerdo el alto grado de eficiencia y dedicación que ponen en todo lo que emprenden, y ahora sé porqué las mujeres toman tan enserio la vida: por la regla.

Ese rito de iniciación que se repite cada 28 días y que parece estar ligado al ciclo de la luna por tener 27 días y medio de duración. Esa maravilla de la naturaleza que ha sido considerada en la Historia como un estado sucio e impuro de la mujer y que la Biblia califica de pecaminoso, a mí me ha seducido e intrigado. Esa fase tan ligada a la procreación es el motivo de la gran responsabilidad que tiene la mujer con el estudio, el trabajo, la familia y consigo misma.

Desde el momento en que las niñas tienen su primera menstruación, alrededor de los 12 años, tienen que hacerse cargo de llevar la cuenta de su ciclo, de ponerse la toalla o el tampón, de escucharse y de sentirse hasta saber sus días de mayor flujo. A los 15 años no sólo deben aprender a bailar vals, ya cumplen con esa responsabilidad mensual, ya saben del dolor y la vergüenza, conocen el significado de las palabras estrógeno, progesterona, amenorrea, embarazo y endometrio. Mientras que los varones a esa edad seguimos jugando con el Xbox, haciendo zapping en la televisión, copiando en los exámenes y planeando cómo tirarnos a la vecina o de dónde sacar dinero para un nuevo iPhone.

Cuando las mujeres descubren que la regla es sólo el inicio de una cadena de responsabilidades que tendrán a lo largo de su vida: la procreación, el embarazo, la lactancia, la familia, la educación, todo aquello que representa la preservación de la vida, se vuelven expertas para cualquier tarea, desde manejar una máquina en una fábrica maquiladora hasta gobernar un país. Puede ser que la regla sea el sexto sentido que dicen tener y por el cual siempre nos llevarán años de ventaja.

@RNaro



Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2