×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
26 Julio 2018 04:00:00
La competencia por el mercado en Saltillo
Al crecer una ciudad las necesidades aumentan y la posibilidad de satisfacer cierta demanda provoca una disputa por el mercado, un combate por ganar, por obtener el favor del consumidor, por que este levante la mano de un negocio como vencedor del otro.

En este momento, en la capital de Coahuila hay una disputa fortísima por el mercado, al grado que los restauranteros encabezados por Fabio Gentiloni han mencionado que se debe regular la apertura de nuevos establecimientos.

José Musa de León, por su parte, expuso que hay necesidad de controlar el crecimiento comercial porque hay cientos de locales disponibles para nuevos negocios.

En tanto, Alberto Salinas de las Fuentes, accionista del grupo empresarial Mesa 90, señaló que el norte de Saltillo está saturado de restaurantes y negocios y que se debe de buscar el sur para abrir nuevos espacios para comensales.

Esta es la historia de una ciudad en crecimiento y desarrollo. La disputa por el mercado se recrudece día a día al abrir nuevos negocios que ofertan los mismos productos.

Ferreteras, comercializadoras, restaurantes, tiendas de ropa, zapaterías, pastelerías, neverías, establecimientos de comida rápida, en fin, de cada uno de ellos hay por lo menos otros 10 negocios similares.

La competencia por el mercado se vuelve encarnizada y que sé hace para posicionarse y ser el preferido en lugar de otro negocio que vende lo mismo, cómo diferenciarse de la competencia, qué valor agregado se le da al mismo producto, artículo o servicio que se ofrece.

Delante del reto de vender más, mantener las ventas y tener nuevos clientes se tiene la estrategia a seguir para poder sobrevivir en una demandante competencia comercial que lista está para cercenar la vida de los negocios que no funcionan, que no operan o que no se modernizan.

Permítame por favor preguntarle: ¿Qué está haciendo usted para enfrentar la competencia? ¿Ya dejó su mullido sillón de la oficina y se fue al mostrador para atender al cliente? ¿Conoce a su competencia? ¿Cómo es su mejor negocio o mercancía? ¿Qué ha mejorado en su negocio para que el cliente se sienta atendido y respetado? ¿Qué problemas resuelve directamente en favor de su clientela? ¿Qué tipo de atención le da a su consumidor? ¿El comprador obtiene o encuentra lo que busca? ¿Ha mejorado el precio de sus productos respecto de su competencia? ¿Ha evaluado a su rival? ¿Ha capacitado a su personal para dar una muy buena atención al cliente? ¿Qué ha hecho?

Recuerde una cosa: ahora el nombre de su negocio o su marca no están solos en la voz o mente del consumidor, sino que existen aplicaciones cibernéticas en donde evalúan la experiencia del consumidor después de haber acudido al negocio. ¿Ya leyó cómo le fue en las experiencias que cuentan sus clientes?

Tenga usted presente que un colaborador mal capacitado, a disgusto con su trabajo, puede echar por la borda el trabajo de excelencia que usted pudo realizar y ser mal evaluado.

La competencia demanda de nosotros habilidad, destreza, pericia para enfrentar el nuevo reto que representa la apertura de nuevos establecimientos de los mismos productos, pero sobre todo conocimiento de nuestro mercado y clientes para poder retenerlos, cautivarlos y, sobre todo, hacerlos fieles a nuestra marca o negocio porque somos buenos en lo que hacemos, así como en calidad y precio.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2