×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
23 Noviembre 2018 04:00:00
La complejidad de los movimientos
Han causado sorpresa y desconfianza entre un sector de la población mexicana las caravanas de migrantes procedentes de Centroamérica, que han pernoctado en México para tratar de llegar a Estados Unidos. Los más escépticos dudan de la espontaneidad del movimiento migrante, pues consideran que fueron organizados por grupos políticos que tratan de lucrar con la pobreza y desigualdad de la población de aquella región. Sin embargo, un elemento contrario a la tesis anterior, históricamente, ha sido el diferencial en el PIB per cápita entre el conjunto de naciones expulsoras de población centroamericana y la economía mexicana, que hasta nuestros días sigue siendo significativo. Y, por supuesto, si se compara ese indicador regional con el de Estados Unidos, las asimetrías aumentan enormemente.

Desde la perspectiva puramente económica, los éxodos de población encuentran una explicación que no necesariamente obedece a intereses ajenos al de los grupos, sino a la mejora de la calidad de vida; no obstante, se presentan otros factores de índole política y social que obstaculizan el anhelado sueño americano y que nos llevan a reflexionar sobre este controvertido tema. Cada época tuvo sus propias características, algunas poblaciones abandonaron sus lugares de origen por prolongadas sequías y grandes hambrunas que las obligaron a buscar nuevos horizontes, pero en casi todas ellas estuvo de por medio la sobrevivencia del hombre, así que, desde luego, no es un fenómeno socioeconómico reciente.

El factor político generalmente se subordina al económico. La política del Presidente de Estados Unidos ha sido de rechazo a todos los extranjeros que pretenden aportar su fuerza de trabajo mediante su estancia temporal o definitiva en el país que gobierna, sin embargo, esa actitud xenofóbica casi siempre se modula por los requerimientos de mano de obra. Mientras la economía tenga la capacidad de absorber a los migrantes, las tensiones étnicas y raciales disminuirán, pero, lamentablemente, las condiciones actuales de la economía estadunidense no son las ideales. Fue precisamente el elevado índice de desempleo de la población blanca, que trabajó en el sector industrial, lo que ayudó al triunfo electoral de Donald Trump; el otrora candidato, hábilmente atribuyó a la población latina, independientemente de su estatus legal de residencia, el que el anglosajón estuviera fuera de la economía productiva, es decir, sin trabajo. Si se realiza un análisis racional del desempleo americano, aparecen otros factores que también están influyendo, como la automatización y la escasez de perfiles de trabajo que demanda la nueva economía.

La ideología dominante. Quizá este elemento condicione a la política en su proceder, pero es también muy antigua la tendencia del ciudadano estadunidense de ascendencia anglosajona a subestimar y marginar a sus conciudadanos con tez y cultura diferentes a las de él. Prevalecen agazapados prejuicios que se manifestaban abiertamente en la segregación racial de hace varios siglos, que se adicionan, o mejor dicho, que son independientes de la bonanza o debacle económica por la cual esté pasando la sociedad estadunidense.

La preparación académica e intelectual de las migraciones. Hace varias décadas el Gobierno mexicano recibió a los llamados refugiados españoles, que sólo se menciona como ilustración anecdótica de la diferencia de perfiles de los flujos migratorios, ya que los motivos que obligaron a salir a los españoles de su país son totalmente distintos a los de los hondureños y demás habitantes de Centroamérica que, teóricamente, están de paso por México, pues su pretendido destino final es Estados Unidos.

Características de las migraciones: el caso centroamericano. Los medios masivos de comunicación han reportado las tensiones sociales que se están generando por la llegada de los migrantes al país. Es muy complejo, o casi imposible, que las naciones receptoras de migrantes indocumentados manejen un censo que registre los antecedentes de los mismos, y con ello formular políticas de aceptación o rechazo.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5