×
Wicho Durán
Wicho Durán
ver +

" Comentar Imprimir
29 Octubre 2018 04:00:00
La consulta faraónica
Seguramente las diversas etapas de la vida de un político no son nada fáciles de transitar, sobre todo, si además de ser “político” le toca vivir alguna campaña en búsqueda del voto para lograr un cargo de elección popular, el crear una empatía con los votantes es imprescindible para lograr dicho objetivo y el camino más fácil para lograrlo es a través de un arma de doble filo llamado compromiso, el cual pude estar fuera de su alcance, pero en el afán de conseguir la victoria, el llegar a cumplirlo no importa.

Desde el Jueves 25 hasta el domingo 28 del presente mes se realizó la tan publicitada Consulta Ciudadana Sobre el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, vigilada por los integrantes de un partido político que acorde a la tradicional fiesta de Halloween ahora estuvieron disfrazados de asociación, con la única finalidad de hacer pensar a la gente que su voz sería escuchada. Para votar no se necesitaba ser especialista en administración pública o privada, mucho menos ser un técnico o especialista en aeronáutica, a estas alturas ¿como para qué?, solo se requería acudir a uno de los poco más de mil centros de votación distribuidos en todo México, los cuales por cierto se ubicaron de manera estratégica, pero ¿estratégicamente a qué? Esa es una pregunta que sigue quedando en el aire, o al menos las personas organizadoras o a favor de la consulta nunca pudieron aclarar en entrevistas de radio o televisión.

Se requiere un poco más de algunas líneas para poder hablar ampliamente sobre el fenómeno de esta consulta y sobre todo de sus verdaderos intereses. Dirían los vecinos del norte “back to basics”, nunca faltó algún maestro que en la escuela nos pedía partir de una simple pregunta para desarrollar todo un tema, hagamos ese simple ejercicio y respondamos una sencilla pregunta ¿Es legal la consulta?
Existe la Ley Federal de Consulta Popular, misma que no fue tomada en cuenta por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador, principal promotor de esta consulta, entonces si no es legal la consulta o al menos no cumple con la normativa que marca la ley, que busca en realidad el presidente electo a menos de 5 semanas de tomar las riendas de este país y realizar una consulta como marca la ley.

Son varios los supuestos que existen en torno a la consulta, la principal y por lo menos ya cumplida, es generar “ruido” en los medios de comunicación, seguido de hacer creer lamentablemente a una parte de la población que están participando en la toma de decisión de un proyecto tan importante como es el NAIM, decisión que muy seguramente el presidente electo ya tiene tomada alguna decisión al respecto, pero que muchos desconocemos sobre su verdadera intención sobre esta amañada consulta.

En Coahuila y otros Estados de la República circularon desde el primer día fotos y videos en los que claramente se puede ver la farsa con la que se llevó este proceso, para muestra un botón, cualquier persona podía votar en varias ocasiones, la boleta carecía de un folio, la pésima calidad de la tinta indeleble, la falta de integrantes de un verdadero centro de votación, el no contar con un protocolo para el resguardo de los votos, los que por cierto eran resguardados en casas de particulares sin saber si estos pudieron ser manipulados o en su defecto fueron cambiados por otras boletas, la triste realidad es que pudo llegar a ser un buen ejercicio legal y democrático, pero quedó muy lejano a lo que tanto pregona el presidente electo y sus seguidores. El Instituto Nacional Electoral tardó años para establecer mecanismos eficaces y seguros para ganar la confianza de la ciudadanía y aun así, hoy todavía son cuestionados algunos aspectos del INE, pero al final de cuentas es el órgano más capacitado en nuestro país para llevar a cabo una consulta seria y de verdadero prestigio.

No querido México, no caigamos en el error de creer que la voz de algunos cuantos fue escuchada en una consulta ilegal, mejor aceptemos nuestra realidad respecto al circo que se montó desde la pasada campaña presidencial, si el presidente electo se comprometió con aquellos que votaron por él de cancelar el actual proyecto del NAIM por ser una obra “faraónica” como él la llamó, que simplemente lo cumpla desde la trinchera que ocupará a partir del primero de diciembre o de lo contrario, que afronte las consecuencias de perder su popularidad por tener que deslindarse de una más de sus vagas propuestas de campaña, sobre todo sin hacerle pensar al pueblo que fueron ellos los que decidieron sobre si se realizaría o no el NAIM, cuando en realidad el Ejecutivo será el único responsable de la decisión final.

Aprovecha al máximo este grandioso día, al menos sólo por hoy.


Nos vemos en las redes sociales de Twitter, Facebook, Instagram, Snapchat o LinkedIn @wichoduran.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2