×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
10 Noviembre 2017 04:00:00
La coordinación de los bancos centrales
Si se hace un rápido análisis retrospectivo del comportamiento de la economía mundial en los últimos 50 años, se puede apreciar que los ciclos económicos, es decir, las fluctuaciones (expansiones y caídas) de la economía han disminuido en relación con las primeras décadas del siglo 20. En cuanto a frecuencia y profundidad de las recesiones, los bancos centrales y los gobiernos han reaccionado de manera más eficiente para salir de los baches económicos en el menor tiempo posible, tratando de suavizar las caídas y buscando la estabilidad y el crecimiento. Ahora se dispone de una caja de herramientas macroeconómicas ortodoxas y heterodoxas mejor equipada.

Uno de los factores que ha influido en la estabilidad económica ha sido la coordinación que empezó a darse entre los diferentes presidentes de los bancos centrales a partir de la crisis financiera de 2007-2008, que tuvo su origen en Estados Unidos. El ponerse de acuerdo en la formulación de políticas monetarias ha sido benéfico para el crecimiento de la economía mundial, que se estima que a finales de 2017 llegue a una tasa de 3.5 por ciento.

La Reserva Federal estadunidense y el Banco Central Europeo (BCE), dos de los bancos claves en el entorno internacional, han emprendido el camino para la estabilización monetaria, aumentando paulatinamente las tasas de interés. En Estados Unidos es casi un hecho que las tasas de interés aumenten en diciembre, y por otro lado el BCE pretende regular el crecimiento de la oferta monetaria, disminuyendo la adquisición de bonos a los agentes económicos, acción con la que inyectará menos dinero a la eurozona. Al cambiar “papeles” por dinero a un menor ritmo influirá  para que las tasas de interés retomen el camino del crecimiento, que se vio frenado por la caída de los precios de bienes y servicios, lo que en economía se conoce como deflación. El banco central de Inglaterra recientemente aumentó el índice de referencia, y planea en el mediano plazo subir suavemente las tasas de interés.

A medida que se inicia la recuperación económica a nivel global, entonces el costo del dinero se empezará a encarecer. El Banco de México también es probable que siga a la política de la Reserva Federal, de subir puntos a la tasa de interés. Solamente que en el caso de México, con bajas tasas de crecimiento económico durante varias décadas, esa política monetaria restrictiva parece dirigida a los grandes capitales institucionales extranjeros, para que sus flujos monetarios continúen llegando al país, sacrificando la inversión y el consumo nacional.

Relevo en la presidencia de la Reserva Federal estadunidense.  El Presidente de Estados Unidos acaba de proponer al Senado, para ocupar el puesto de presidente de la Fed, a Jerome Powell, un hombre cercano a Donald Trump que durante varios años ha fungido como gobernador del mismo organismo bancario. Según analistas estadunidenses, su visión de la economía es similar a la de su antecesora, Janet Yellen: les interesa combatir el desempleo, y cuando este empieza a disminuir, se sienten con más argumentos técnicos para subir las tasas de interés.  
Imprimir
COMENTARIOS



top-add