×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
18 Enero 2018 04:00:00
La cuesta más larga del año
Conforme avanzan los años las crisis económicas en México se han vuelto una constante en el lenguaje de los consumidores. Saber que la nación ha vivido dificultades económicas no nos ha hecho expertos en la lidia anual de la cuesta que era de enero hasta el inicio de la década de los 90, pues a partir de 1995 el alza de precios de productos y servicios durante el primer mes de cada año agravó las dificultades de contribuyentes y consumidores.

Al entrar en la primera década de 2000, las cuestas ya no se limitaban a enero o febrero, sino que se extendieron a marzo, abril e incluso hasta mayo, dependiendo del nivel salarial de cada persona.

Las dificultades económicas se han vuelto un poco más profundas año con año, y más desde 2007-2008, cuando se tuvo la crisis financiera global y se perdieron miles de trabajos que ahora se han recuperado, pero con un salario inferior.

La vorágine de festejos de fin de año y la compra de regalos, muebles, ropa, zapatos, aparatos eléctricos y videojuegos, entre otros son el desembolso del aguinaldo que 8 de cada 10 trabajadores gastan, mientras que dos mantienen una conducta ecuánime.

Sin embargo, la postura prudente en el gasto no basta, no es suficiente, porque el primer mes de cada año el Gobierno en sus tres niveles ajusta al alza sus impuestos conforme al índice inflacionario que en México en 2017 fue 100% superior al de 2016, al alcanzar una tasa de 6.77 por ciento. ¿Qué significa eso? Bueno, que ahora en 2018 los precios de todos los productos y servicios tienen un alza mínima de 7 por ciento. El nivel es conservador porque se aplica también el encarecimiento de los combustibles, de acuerdo con la zona geográfica del país de que se trate.

Así que la cuesta de enero ya no se limita al primer del mes del año sino que conforme avanzaron las décadas tuvo una extensión cada vez mayor y ni las ofertas por liquidación de los grandes almacenes han dado respiro al alicaído poder adquisitivo en México.

La cuesta de enero es el conjunto de subidas de precios, tarifas y tasas que suceden al inicio de cada año y afectan la capacidad de compra de los consumidores. Así, un trabajador de nivel operario confiesa abiertamente que no podrá cubrir sus compromisos financieros porque no le alcanza con su salario para mantener a su familia y cumplir con los pagos en tiempo y forma, por lo que diferirá sus adeudos.

Otro caso, por ejemplo, es la adquisición de un auto nuevo a través del cual se compromete un pago mensual de 3 mil a 4 mil pesos, lo cual conduce al propietario a reducir sus gastos en alimentos, ropa, zapatos y diversión, lo que genera a su vez menos circulante en la economía y pérdida de dinamismo en los comercios locales.

El pago de impuestos como el predial, derechos vehiculares y otros, así como la creciente inflación y ahora el encarecimiento de los combustibles han provocado que la cuesta de enero se prolongue hasta casi la mitad del año, ante los severos estragos sufridos por el bolsillo del consumidor.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2