×
José Gpe. Martínez Valero
José Gpe. Martínez Valero
ver +

" Comentar Imprimir
12 Noviembre 2017 04:03:00
La delicia de leer
‘Después del perro, el libro es el mejor amigo del hombre’. Groucho Marx

Cómico norteamericano

Hoy, como cada año desde el ya lejano 1979, se celebra en nuestro país el Día Nacional del Libro, instituido por decreto presidencial, en el marco del nacimiento de la poeta mexicana sor Juana Inés de la Cruz, defensora del derecho de leer y del saber, así como bibliófila reconocida; lo cual, además, para la época que le tocó vivir significaba mucho. Ustedes, mis sibaríticos lectores, saben que una de mis devociones y también pasiones en la vida son precisamente el objeto de esta festividad: los libros. De hecho, no concibo mi existencia sin la posibilidad de leer, sin una buena biblioteca a la mano, sin simplemente un libro para ser degustado. Porque sí, los libros se paladean como si de bocados deliciosos se tratasen y se disfrutan tanto como se disfruta el comer u otros muy naturales placeres. Y precisamente en el marco de esta celebración, me atrevo a dejarles una cuantas frases de las infinitamente muchas que existen en torno a tan sibarítico gozo como lo es el de la lectura y su instrumento, el libro. ¡Que les sea de provecho!

Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora.

Los libros son, entre mis consejeros, los que más me agradan, porque ni el temor ni la esperanza les impiden decirme lo que debo hacer.

Siempre imaginé que el Paraíso sería algún tipo de biblioteca.

Algunos libros son probados, otros devorados, poquísimos masticados y digeridos.

Una casa sin libros es una casa sin dignidad.

Si tienes una biblioteca con jardín, lo tienes todo. Los libros son como los amigos, no siempre es el mejor el que más nos gusta.

Un libro, como un viaje, comienza con inquietud y se termina con melancolía.

El mundo está lleno de libros preciosos, que nadie lee.

La obra clásica es un libro que todo el mundo admira, pero que nadie lee.

Los libros tienen su orgullo: cuando se prestan, no regresan nunca.

No hay mejor fragata que un libro para llevarnos a tierras lejanas.

El libro que no soporta dos lecturas no merece ninguna.

La verdadera universidad en nuestros días consiste en una colección de libros.

He buscado por todas partes el sosiego y no lo he encontrado sino en un rincón apartado, con un libro en las manos.

He hecho un curso de lectura veloz y he leído La Guerra y la Paz en 20 minutos. Habla de Rusia.

Algunos libros son inmerecidamente olvidados; ninguno es inmerecidamente recordado.

Un buen libro es aquel que se abre con expectativas y se cierra con provecho.

Leer es como besar. Quien no lo hace con frecuencia, se le nota en la lengua al hablar.

Un buen libro en un librero es un amigo que te da la espalda y sigue siendo un amigo.

Los libros son puertas que te llevan a la calle. Con ellos aprendes, te educas, viajas, sueñas, imaginas, vives otras vidas y multiplicas la tuya por mil.

Quien no haya leído al menos un libro, no conocerá el maravilloso mundo de la imaginación.

Se puede cantar, hablar, reír, llorar y gritar en silencio... A eso se llama leer.

Un libro es como un jardín que se lleva en el bolsillo.

Un libro es como un buen amigo, que nos ayuda a ver la vida desde otro punto de vista.

Libros, caminos y días dan al hombre sabiduría.

No hay mejor curso de ortografía y gramática, que leer todo lo que caiga en nuestras manos, aunque lo mejor siempre es un buen libro.

Cuando ves a alguien leyendo un libro que te gusta, es como si el libro te recomendara a esa persona.

Un buen libro es como un gran amante, si lo llevas a la cama, no te dejará dormir.

Leer alimenta sueños, incentiva la imaginación y engorda el conocimiento. ¿Qué mejor dieta para un niño o para cualquier persona?

La ignorancia suele ser tal que los ladrones no roban libros.

Lo mejor de los libros es que siempre puedes volver a la mejor parte.

Acostumbra a tu hijo a leer. Un niño que lee, será un adulto que piensa.

Leer es como navegar en un océano de conocimiento, para no seguir estancados en el pantano de la ignorancia.

Un libro no acabará con la guerra, ni podrá alimentar a 100 personas, pero sí puede cambiar la mentalidad humana, necesario para hacer este mundo un poco mejor.

En algún lugar de un libro hay una frase esperándonos, para darle un sentido a nuestra existencia.

El regalo de un libro, además de obsequio, es un delicado elogio.

Lee y serás conductor, no leas y serás conducido.

Soy una persona anticuada que cree que leer libros, es el pasatiempo más hermoso que la humanidad ha conocido.

Si no te gusta leer es que no has encontrado el libro correcto.

Adquirir el hábito de la lectura es construirse un refugio contra casi todas las miserias de la vida.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2