×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
11 Enero 2018 02:44:00
La demanda rebasa al Gobierno
Hay una frase que dice “de la vista nace el amor”, y este se puede emplear muy bien en el caso de Coahuila, cuando existen descuentos al momento de tratarse de los impuestos estatales, tales como el derecho de control vehicular, así mismo como la licencia de conducir, ya sea renovación o nueva.

No se diga también la modernidad implementada para realizar todos esos trámites por medio de su portal de Internet de Gobierno de Coahuila en donde proporciona múltiples opciones para este trámite como es la impresión de pago para realizarlo en los lugares autorizados, o bien ya sea por medio de pago en línea directa bancaria.

Es innegable el avance tecnológico que ha tenido nuestra entidad en cuanto a ese rubro, sin embargo, el momento en que se acaba la luna de miel, así como lo dijeran los recién casados, lo mismo sucede con la modernidad implementada por parte del Gobierno Estatal de Coahuila, al momento de pasar a las oficinas de gobierno para terminar de concluir los trámites de derecho vehicular, plaqueo ya sea alta o baja, así mismo como el reemplazo de la licencia en caso de ser renovación, extravío, o por primera vez.

Lo que en primera instancia había nacido de amor a simple vista, viene acompañado de un pésimo trago amargo que era mejor haberse quedado con lo primero, ya que la realidad hace que cualquiera se arrepienta de haber aprovechado un descuento para el trámite de la documentación mencionada anteriormente.

Solo por mencionar en el caso del trámite de control vehicular una vez con el formato de pago realizado, hay que hacer fila desde las 3:30 de la madrugada para poder alcanzar un buen lugar y obviamente una atención amable antes de que el personal que labora ahí se ponga de genio por el agotador trabajo a lo que son sometidos.

En el caso de las licencias de conducir, ese es otro cantar, ya que las filas inician desde las 5:00 de la mañana o antes, dependiendo de cada cabecera municipal, pero sucede en aquellos municipios considerados como de mayor población como Saltillo, Torreón, Piedras Negras, y Monclova principalmente.

Eso sí hay que ser de los primeros 200 porque después de eso ya no se tramita más licencias, así que en el caso de querer una en sus manos se tendrá que formar cada vez más temprano porque ya aquellos que llegan a partir de las 7:00 de la mañana es probable que ya no alcance el dizque “ficha”, ya que estas simplemente son marcados con algún plumón de color en tu propia papelería y al resto son despachados nuevamente a sus casas.

En simple líneas se puede leer como algo sencillo, sin embargo, la oficina que despacha las licencias abre a partir de la 9:00 de la mañana al igual que en el resto de los municipios coahuilenses en donde todos comparten la misma situación sobre el personal que labora ahí.

El comportamiento de las personas que laboran en los Módulos de Licencias de Conducir, es muy similar en la mayoría de éstas, en donde abren a las 9:00 de la mañana pero en realidad a esa hora empiezan a llegar sin atender a los ciudadanos porque están esperando a que lleguen el resto.

Mientras unas llegan tarde, no siendo suficiente con eso, inician su día laboral con la continuación de los chismes de un día anterior y soltando las carcajadas a los cuatro vientos.

Una vez que se deciden a trabajar su metodología laboral es la siguiente: teclean unas cuantas cosas, suspenden y le dan la mordida a un gordita, pero a su vez al refresco para que no se les atore, y después teclean otro poquito para posteriormente se levanten al baño tardándose los mil minutos y continuar.

Mientras tanto la fila continua en las afueras en donde desde muy temprana hora se encuentran los coahuilenses en esas largas filas en donde algunos llevan sillas portátiles, hacen sus necesidades fisiológicas en los alrededores de las casas, arbustos de plazas públicas cercanas puesto que no existen baños portátiles, los vendedores ambulantes aprovechan a temprana hora, desde las 6:00 de la mañana para vender café, champurrado, gorditas, tamales, etc., para los contribuyentes que les espera un largo día para realizar sus trámites.

Tampoco es un consuelo cuando el personal que trabaja en estas dependencias de gobierno te dicen que una vez realizado tu pago tienes los tres primeros meses para concluir los trámites ya que ni los agentes de tránsito respetan el tener documentación vencida aunque les muestres el pago realizado, y ni mucho menos las compañías de seguro de autos entienden que la demanda rebasó el ineficiente trabajo de estas dependencias o módulos de gobierno pues ante cualquier accidente o colisión queda invalidado el seguro automotriz por no portar los documentos vigentes.

Es inverosímil creer la falta de personal y de módulos de servicio que cubran la demanda ante tan buenas intenciones de descuentos que hay veces que duran durante todo el año o al menos así sucedió en la administración estatal pasada, que siendo así es mejor que no existan los descuentos o por criterio instalen una cantidad de módulos que cubra las necesidades y a su vez generando empleo. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6