×
Vicente Bello
Vicente Bello
ver +

" Comentar Imprimir
29 Marzo 2019 04:00:00
La desconfianza de la imbatible CNTE
Un nuevo sitio a San Lázaro remeció ayer los territorios del Congreso de la Unión y del Ejecutivo Federal y surtió efecto rápido: Se reunieron diputados, representantes de la CNTE y funcionarios del gobierno federal liderados por Esteban Moctezuma Barragán, el secretario de Educación Pública, y acordaron que la reforma educativa no tendrá subterfugio alguno, o escondrijos donde se parapete la reforma peñista.

Pero este jueves 28 de marzo fue también un día estridente. El encuentro del magisterio disidente con diputados y funcionarios sucedió en medio de fuertes bramidos de panistas y priístas, que han pretendido que el presidente camaral Porfirio Muñoz Ledo pidiese a la policía federal que reprimiera a los maestros. Como en los tiempos de Enrique Peña. Pero la mayoría morenista lo rechazó.

Del encuentro barbotó una vieja conocida de los maestros de la CNTE: La desconfianza.

Ariscos hasta las cachas, los profesores han afirmado que no desconfían de Andrés Manuel López Obrador; pero sí de los diputados. Incluso afirman que la iniciativa que presentó originalmente la presidencia de la República en diciembre pasado, ha sido modificada sustancialmente por los diputados. Y han llamado al presidente de la República que gente de su más íntima confianza revise el predictamen, para que vea que las modificaciones estarían dejando “balines” para que la autoridad después los dispare contra los profesores.

Más allá de los moros con tranchete o de las traiciones a los profesores, hay una realidad inobjetable en el Congreso de la Unión: La mayoría conformada por Morena, PT, PES y posiblemente también el PVEM, no alcanza la votación de los dos tercios que exige toda reforma constitucional.

Para conseguir dicha votación colegiada, el Pleno requiere 334 votos como mínimo para aprobar una reforma constitucional. Y Morena, PT y PES apenas rozan los 314 sufragios.

Lo mismo, pero más acentuado, ocurre en el Senado. De 94 votos que necesita el Pleno para conseguir una reforma constitucional, la mayoría de Morena, PT y PES apenas alcanzarían los 66.

¿Cuál grupo parlamentario estará dispuesto a dar el resto de votos a Morena? En ese frenesí de negociación política están abocados los legisladores líderes de Morena Mario Delgado y Ricardo Monreal.

Pero por vía de mientras, en el seno de las comisiones dictaminadoras de San Lázaro, aquella mayoría legislativa ha tenido que incorporar al predictamen de marras propuestas de la oposición. Concretamente del PAN y PRI. Y esas modificaciones son las que tanto mosquean a la CNTE, lo que ha dado pie a calificar la nueva reforma educativa como una simulación.

PAN y PRI han conformado una yunta que se opone a ultranza a la nueva reforma educativa. Aran si cesar con ataques a la CNTE, a la que difaman diciendo que pretenden que les otorguen 5500 plazas para que sean repartidas por la Coordinadora.

El que repartía las plazas era el SNTE, la organización sindical oficial, amafiada con el régimen que lideraron PRI y PAN.

Pero, ¿qué sucedió en la reunión aquella? Mario Delgado Carrillo, presidente de la Junta de Coordinación Política y jefe de la bancada morenista en la Cámara de Diputados, dijo en conversación con los reporteros:

--¿A qué acuerdos llegaron?

“No, lo que hay es un diálogo permanente con los maestros, se hacen propuestas por supuesto de los dos lados, de nosotros hacia ellos, y ellos también hacen sus propuestas.

“Como lo dijimos desde la semana pasada, estamos en un diálogo permanente; ellos este fin de semana van a consultar a sus bases sobre lo que se ha dialogado aquí y quedamos de vernos la semana que entra.

--¿Habrá liberación de la Cámara de Diputados?

“Bueno, hemos dialogado con ellos sobre la importancia de que la Cámara pueda sesionar. Hemos dicho desde la semana pasada que no tenemos intención de subir al pleno la reforma educativa hasta que no se agote esta mesa de diálogo. Queremos que se lleven esa seguridad, que no va a haber sorpresas para nadie. Vamos a agotar hasta el último minuto esta mesa de diálogo con ellos.

“Nosotros pensamos que es una reforma histórica para el magisterio, que respeta absolutamente sus derechos laborales, que se termina con la evaluación punitiva, las amenazas a la permanencia del empleo de los maestros, se erradica por completo.

“Y se generan nuevos derechos, por ejemplo, la posibilidad de que tengan de manera permanente un sistema de capacitación profesional que antes no se tenía y sobre todo que tengan más derechos de lo que establece el apartado B del 123.

“Primero, hacer muy explícito que están dentro del apartado B del 123 constitucional, incluso en el texto del dictamen; y se amplían estos derechos en lo que tiene que ver con ingreso, permanencia y reconocimiento y eso se va a determinar en la ley secundaria, estos procesos, pero serán transparentes, serán imparciales, serán equitativos y atendiendo a la experiencia de los maestros.

--¿Aceptan los legisladores quitar del artículo Tercero constitucional del dictamen, como está, los derechos laborales, diputado. O se mantiene como está el dictamen?

“Los derechos laborales están garantizados en esta reforma y también pues hay mucha claridad en que se abroga la Ley del Servicio Profesional Docente, la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa, ahí está en los transitorios.

“Se abroga la Ley del Servicio Profesional Docente, se abroga la Ley del Instituto Nacional de Evaluación Educativa y se invalidan todos aquellos procedimientos que llevaron a los abusos en contra de los maestros, se quedan sin efecto”.

Los maestros levantaron el plantón, pero advierten que regresarán la semana próxima. Veremos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2