×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
23 Agosto 2017 04:00:00
La dimensión de la violencia contra las mujeres
En días pasados, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, INEGI, dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares; proceso que inició en el año de 2016. Esta encuesta es sumamente importante, ya que genera información sobre la frecuencia y magnitud de la violencia en pareja, así como la que sufren las mujeres en los ámbitos escolar, laboral y comunitario. Lamentablemente, los resultados, en comparación con los obtenidos en versiones pasadas de la misma encuesta, no son favorables. Conscientes de que hay evolución en algunos rubros, en otros pareciera estar lejos de estar avanzando en la constante lucha por la equidad y la inclusión, en nuestro país cada vez son más los casos violentos y discriminatorios.

De las casi 46.5 millones de mujeres que hay en nuestro país, 30.7 millones han padecido algún tipo de violencia en los ámbitos mencionados anteriormente. Otro dato alarmante es que el 43.9% de la población total femenina ha sufrido actos violentos por su actual o última pareja; sumado a esto, 34.3% han sido violadas sexualmente. Además, 26.6% de las mujeres mexicanas han sufrido discriminación laboral por causas de género o embarazo. Estas y otras cifras se ven reflejadas en las respuestas de las 122 mil mujeres que formaron la muestra poblacional para llevar a cabo este procedimiento.

Si bien estos números representan situaciones de mujeres en todo el país, hay que preguntarnos, ¿en dónde se encuentra Coahuila? A pesar de las precauciones y los nuevos programas sociales en defensa de las mujeres, nuestro estado se encuentra por encima de la media nacional; nos ubicamos entre los primeros 10 lugares de violencia contra las mujeres a nivel nacional.

El estudio realizado por el INEGI revela que en Coahuila más del 66% de las mujeres de 15 años o más han sufrido, mínimo, un suceso violento. La entidad coahuilense, además, se distingue por los altos índices de violencia laboral. En este ámbito, 34.1% de las mujeres entrevistadas han denunciado ser víctimas. Los actos violentos incluyen acecho, persecución, contacto inapropiado y exhibicionismo.

A pesar de los altos índices que se vieron reflejados en dicho estudio, y su alarmante alza, los esfuerzos por combatir estas situaciones y estadísticas no deben disminuir. Por ejemplo, desde el inicio de la Administración, se ha luchado por mejorar la calidad educativa, lo que permite un mejor futuro profesional a los estudiantes. Se ha favorecido evidentemente el sector educativo, ya que hay mejores equipos, construcciones y se han rehabilitado varios centros para la educación. Es importante mencionar que este tipo de avances conllevan la generación de nuevos empleos.

Por otro lado, considero preciso mencionar que la violencia no sólo es tema en la agenda política, la ciudadanía debe contribuir de igual manera para terminar con ella. La educación, los valores sociales y ciudadanos y el respeto son herramientas fundamentales que los ciudadanos podemos implementar para erradicar el problema de violencia hacia las mujeres en nuestro Estado. Si la administración pública y la ciudadanía se unen en esta lucha, estoy segura que los números tan alarmantes reflejados en la encuesta pueden reducirse de manera considerable. Todos merecemos sentirnos seguros en el entorno en el que vivimos y nos desarrollamos; unamos fuerzas para lograr la sociedad que tanto deseamos y merecemos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2