×
Francisco Aguirre Perales
Francisco Aguirre Perales
ver +

" Comentar Imprimir
08 Enero 2018 04:00:00
La ecuanimidad del secretario de Gobierno
Una nueva fisonomía va asumir la Secretaría de Gobierno según el concepto que de ella tiene el Gobernador, la cual consiste en separarla de lo que será la estructura encargada de la seguridad pública, pues esta debe operar libremente sin que tenga un vaso comunicante que la pudiera contaminar dándole soluciones políticas a problemas de carácter técnico legal.

Creo que se trata de un acierto esa desvinculación, pues por lo que se refiere a la Secretaría de Gobierno, su papel principalmente jurídico político es delicado, y por lo tanto es necesario desarrollarlo con solvencia intelectual, independencia y ecuanimidad máxima.

En este caso el nuevo titular está obligado a manejar los asuntos políticos operando con suma integridad, pues la política tiene aristas, mismas que deben ser inspiradas en el sello de la casa por lo que se requiere hacer uso de una experiencia extrema que le arroje un equilibrio mediante una claridad conceptual, respetando la separación de atribuciones que cada uno de los tres poderes tienen. Anteriormente cuando dirigía el Congreso del Estado no se le dificultaba la labor, ya que la mayoría de los legisladores eran priístas como él que practicaban la disciplina, por lo que actuaban más por obediencia que por convicción.

Ahora, como Secretario de Gobierno, tendrá que lidiar con posiciones y criterios que no están encuadrados en su misma línea, pues ocurrirán corrientes políticas disímbolas con las que tendrá que contender, dejando de lado la actitud hierática que posee y demostrar ser una persona abierta de mente, afable, pues su talante deja manifiesta su inexpresión y rigidez. Precedentemente con los congresistas, cuya mayoría pertenecían a su partido, esa actitud no importaba pues otorgaban su beneplácito a priori.

Dejemos que José María Fraustro, nuevo secretario de Gobierno, se desempeñe y cumpla con el libreto, pues en corto tiempo deberá curar las heridas del pasado, utilizando agujas de punto fino, y tener la sensibilidad de olfatear exquisitamente los posibles surgimientos de voces inconformes que seguramente reforzarán los muros legislativos.

Se lo digo EN SERIO.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2