×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
08 Enero 2018 04:00:00
La elección más grande de la historia
Ya arrancó la elección más grande que haya tenido lugar en el país. El proceso, de manera oficial, dio comienzo el 8 de septiembre de 2017 y va a terminar con la jornada electoral del 1 de julio de 2018. Las diversas etapas del proceso contemplan nueve largos meses.

En 30 estados tendrán lugar elecciones concurrentes con el federal y sólo en Baja California y en Nayarit no habrá tales. En total se disputan 16 mil puestos de elección y los más importantes suman 3 mil 416. Va a ser también la elección más cara y el costo total de la elección federal asciende a los 25 mil millones de pesos, sin contar las estatales.

El padrón electoral, al cierre de septiembre de 2017, era de 88 millones de personas. Hasta febrero que termine el periodo de que se pueda obtener la credencial de elector es posible que llegue a los 90 millones.

Los cargos en juego de la elección federal son 629: el Presidente de la República; 500 diputados y 128 senadores. Y los de las elecciones locales 2 mil 787: ocho gobernadores; el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México; 928 diputados en 27 congresos locales; mil 596 presidentes municipales en 24 estados; 16 alcaldes y 160 concejales en la Ciudad de México y 24 juntas municipales en campeche.

Se van a instalar 156 mil 099 casillas en todo el país, de las cuales 149 mil 859 van a ser únicas en las 30 entidades donde hay elecciones locales. Se va a insacular a 11 millones 426 mil ciudadanos, de los cuales se elegirá a un millón 392 mil funcionarios de casilla titulares y suplentes.

El número total de las boletas a imprimir es de 279 millones 576 mil. Su distribución en el territorio implica una muy compleja logística y también estructuras de seguridad en el traslado y en los lugares de acopio.

El número de las credenciales expedidas para votar en el extranjero son 470 mil, muy pocas, para los millones de mexicanos que viven en Estado Unidos. Ellos van a poder elegir en la elección federal al Presidente de la República y a los senadores, y las locales a los gobernadores y al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En los lugares donde habrá elección de Gobernador, diputados y alcaldes son: Cuidad de México, Jalisco, Guanajuato, Puebla, Morelos, Chiapas, Tabasco y Yucatán. Sólo Gobernador y diputados en el caso de Veracruz. Sólo alcaldes: Coahuila, Quintana Roo y Tamaulipas. Sólo diputados: Aguascalientes, Durango, Hidalgo y Tlaxcala. Diputados y alcaldes: Baja California Sur, Sonora, Chihuahua, Sinaloa, Nuevo León, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Michoacán, Colima, Estado de México, Guerrero y Campeche.

En razón de la actuación histórica del órgano electoral, ahora Instituto Nacional Electoral (INE), no hay duda de que la elección estará bien organizada a pesar de su extraordinaria complejidad. Tampoco está en duda que habrá muchos vicios de todos los partidos, que resulta imposible controlar por parte del INE. De manera particular las masas de dinero que estos gastan, que son montos mucho más allá de lo que la ley admite.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6