×
Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
ver +
Rubén Aguilar Valenzuela. Licenciado en Filosofía, Maestro en Sociología y Doctor en Ciencias Sociales. Presidente Ejecutivo de Afan y Asociados, S.C. Es profesor de Ciencias Políticas y de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Fue Coordinador de Comunicación Social y portavoz de la Presidencia de la República (2004 al 2006) y también de la Secretaría Particular del Presidente (2002 al 2004). Ha sido consultor de UNICEF, UNESCO, OEA, PNUD, BID, BM, UE y agencias de cooperación de Holanda, Alemania y Estados Unidos. En México del IMSS, DIF-Nacional, INI, la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno de la Ciudad de México y de la Coordinación Presidencial para la Alianza Ciudadana. Fue editor de la revista Cuadernos del Tercer Mundo. Editorialista de El Universal (México), El Financiero (México) y articulista de las revistas Estrategia y Proceso. Actualmente su columna se publica dos veces por semana en El Economista (México) y una veintena de periódicos de los estados. Escribe mensualmente en la revista Etcétera temas de comunicación política. Es autor de quince libros. Los más recientes: La comunicación presidencial en México 1988-2012 en colaboración con Yolanda Meyenberg Leycegui (2015), Los saldos del narco: el fracaso de una guerra, en colaboración con Jorge Castañeda (2012), y La Sociedad Civil en México (2012).

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2017 04:09:00
La estrategia fracasó
En diciembre de 2012, el presidente Peña Nieto y el secretario de gobernación Osorio Chong afirmaron, de manera textual, que la estrategia implementada por el gobierno del presidente Calderón para combatir la violencia había estado equivocada y que ellos pondrían en operación una que sí daría resultado. Después de cinco años es evidente que esta fracasó.

De diciembre de 2012 a octubre de 2017 han pasado 59 meses, el número de los homicidios dolosos supera en 13,000 a los que tuvieron lugar en el mismo periodo del gobierno anterior, estos datos se obtienen de la información que proporcionan las fiscalías de los estados. En el gobierno de Calderón se abrieron 80,573 carpetas de investigación y en el actual ya van 93,669, que son 16.3% más.

El mes de octubre que acaba de pasar ha sido el más violento de los últimos 20 años. El número de los homicidios dolosos asciende a 2,371, 76 por día, según el Sistema Nacional de Seguridad Pública. La cifra más alta desde que se tiene registro era de julio del presente año, cuando se reportaron 2,238 asesinatos.

En los primeros 10 meses de 2017 el número de los homicidios dolosos es 23.6% más elevado que en el mismo periodo del año anterior. Todo indica que al cierre de este año estos lleguen a los 25,000 que sería mayor a los 22,855 de 2011, en el gobierno de Calderón, que es el más alto desde que se lleva registro.

Los estados con más homicidios dolosos en estos meses son: Guerrero (1,942), Baja California (1,733), Estado de México (1,648), Veracruz (1,382), Chihuahua (1,288), Sinaloa (1,156) y Jalisco (1,093). En estas entidades se concentra casi el 50% de los casos. En términos de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes el resultado es: Colima (79.3), Baja California Sur (55.2), Guerrero (54.2), Baja California (50.5), Sinaloa (39.1) y Chihuahua (34.06). La medida nacional ronda en los 22 homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes.Estos números dan cuenta de manera contundente que la estrategia fracasó.

El actual gobierno federal sólo ha continuado lo que hacía el gobierno anterior. El cambio fue sólo de discurso. Francisco Rivas, presidente del Observatorio Ciudadano, plantea que las autoridades no rinde cuentas y que “no haya ninguna renuncia sobre la mesa cuando no hay resultados” y añade, estoy de acuerdo con él, que el actual Gobierno “no hace un cambio de viraje, porque no sabe qué hacer”.

La directora del Instituto para la Seguridad y la Democracia, Gabriela Capó, afirma que los datos hablan del fracaso de la estrategia y que “estamos alcanzando dimensiones históricas y preocupantes. Estamos viviendo una gran inacción de la autoridad. No hay una respuesta inmediata, que debe haberla por la gravedad de las cifras”. El actual Gobierno no fue capaz de poner en práctica una estrategia que redujera los homicidios dolosos, pero sí logró que estos aumentaran. Su promesa de inicio de gobierno ha terminado en un radical fracaso.
Imprimir
COMENTARIOS



2 3 4 5 6 7 8 9