×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2016 04:11:25
La felicidad es tu derecho
“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido”. Jorge Bucay

La felicidad es esencial para la vida humana. Toda mujer y todo hombre, a lo largo de su vida, buscan ser felices y son muchos los medios a través de los cuales puede ser encontrada: la familia, los hijos, el trabajo, la práctica de algún deporte, el ejercicio de una actividad recreativa o artística, el disfrute de áreas verdes y de espacios de esparcimiento, entre otros. Y si es tan importante ¿podríamos decir que tenemos derecho a la felicidad?

Desde el 2012, cada 20 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Felicidad, esta fecha fue declarada por la Organización de las Naciones Unidas con el fin de promover un cambio importante en la planeación del desarrollo de los países y se enfoca en hacer evidente que el bienestar económico, social y medio ambiental son indivisibles y que son los pilares para lograr la felicidad humana.

Esto quiere decir que el desarrollo de un país debe depender de la producción de bienes y la prestación de servicios, sin dejar de lado la necesidad de conservar el medio ambiente y de invertir en bienes inmateriales, como la educación o la cultura, que favorecen el desarrollo de las personas.

En Bután, un país del sur de Asia, desde los años 70 el Gobierno reconoció la supremacía de la felicidad nacional por encima de los ingresos nacionales y adoptaron el Índice de Felicidad Nacional Bruta para sustituir al más tradicional Producto Interno Bruto. Por su parte, la ONU en los últimos años ha dado a conocer un Reporte Mundial de Felicidad en el que México se posicionó en el lugar número 14 en el 2015.

Desde hace años, México invierte cada año miles de millones de pesos para favorecer el desarrollo social y humano de las mexicanas y los mexicanos, así mismo, ha impulsado importantes medidas para conservar nuestro ambiente y nos hemos comprometido a hacer frente a los efectos del cambio climático, mediante la generación de energías limpias y renovables que ayudarán a reducir las emisiones de dióxido de carbono.

No obstante, es de suma importancia reconocer que la felicidad es un derecho sobre el cual el Estado puede actuar adoptando medidas, lo más adecuadas posibles, que eviten que el ambiente sea puesto en riesgo o que las personas sean excluidas a cambio de una mayor producción de bienes.

Todos tenemos derecho a ser felices y si bien se trata de una cuestión interna, es innegable que existen factores externos que la hacen posible porque producen un impacto favorable en nuestra forma de vida. Como servidores públicos debemos humanizarnos para hablar del desarrollo de nuestro país en términos de lo que nos hace o no felices, y no sólo en cifras.

Por supuesto que el desarrollo de nuestro país tiene como objeto satisfacer las necesidades de todas las personas, y entre estas necesidades se encuentra la felicidad. Sin embargo, es un tema tangencial que se analiza, observa y hasta evalúa como un efecto colateral del crecimiento económico y lo importante es que la felicidad, como derecho, sea el principal objetivo de las políticas públicas.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add