×
Carlos Gutiérrez Montenegro
Carlos Gutiérrez Montenegro
ver +
Psicólogo, Maestro en Enseñanza Superior por la Universidad Autónoma de Nuevo León, actualmente desarrolla su campo en la Universidad Pedagógica Nacional, Unidad Saltillo, como coordinador de investigación; en el Centro de Asesorías, A.C. como psicoterapeuta psicoanalítico; Asesor técnico del Centro de Investigaciones Psicopedagógicas, de la Dirección de Educación Especial de la Secretaría de Educación y Cultura del Gobierno de Coahuila; Productor de contenido del programa “De Frente” y editorialista del canal 7 RCG de televisión, además de articulista del periódico “Zócalo” de Saltillo. Algunos de sus escritos e investigaciones son: "PSICOANALISIS Y SOCIEDAD", publicado por la Universidad Veracruzana en 1982, el 'ESQUEMA DE LA PUBLICIDAD', también publicada por la Universidad Veracruzana en 1984, la 'ESCUELA PARA PADRES", publicada por la Secretaría de Educación Pública de Coahuila y el Instituto de Servicios Educativos del Estado de Coahuila, en 1993 (primera edición) y en 1994 (segunda edición). Además, la investigación llamada ‘ESTUDIO EXPLORATORIO Y PROSPECTIVA DEL PROGRAMA MECED EN EL ESTADO DE COAHUILA’, realizada en una colaboración conjunta de la UPN con el DIF Estatal y la Secretaría de Educación Publica de Coahuila y la investigación “ESTUDIO DE LAS CONDICIONES DETERMINANTES DE LA REPROBACIÓN EN LA UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE COAHUILA”, de reciente publicación.

" Comentar Imprimir
16 Julio 2018 04:00:00
La FIFA no quiere ver mujeres guapas
Enorme escándalo causó la noticia ofrecida por la prensa mundial que titulaba sus páginas deportivas con el encabezado: La FIFA pide que la retransmisión de los partidos del Mundial deje de enfocar sistemáticamente a “mujeres guapas”, y gran cantidad de críticas se desbordaron contra lo que fue, para no perder la costumbre, una fake news, ese producto periodístico que tiene como principal objetivo la desinformación deliberada con fines de llamar la atención, apoyar una posición política o social o desprestigiar una idea mediante el engaño difundido a través de portales de noticias, prensa escrita, radio, televisión y redes sociales.

En general, gran cantidad de medios informativos mundiales acogieron sin verificar la información dada por un representante de la FIFA afirmando que se había “pedido al servicio que retransmite los partidos que evite los habituales planos de “mujeres guapas” entre el público, para evitar que se multiplique el acoso sexual y ciertas actitudes mostradas durante el evento”.

Las objeciones principales se dirigieron contra la llamada “ideología de género”, esgrimida por las posturas fundamentalistas. Las voces críticas se enfocaron en varias preguntas: ¿cómo sabe la FIFA que las mujeres enfocadas son guapas?, ¿si a partir de ahora una mujer es enfocada deberá entender que es fea?, ¿por qué la FIFA prohíbe enfocar a mujeres pero no a hombres?, ¿por qué la FIFA no prohíbe enfocar a hombres guapos?, y todo como consecuencia de la mala interpretación generalizada de la noticia.

Lo que la FIFA, en voz del jefe de Diversidad, Federico Addiechi, solicitó al servicio que retransmitía los partidos de la Copa Mundial de Futbol de Rusia 2018 fue que no realizaran planos que cosifiquen a las mujeres que asistan a los estadios, no mencionando a las mujeres guapas, sino al estereotipo “hot women fans”, a la mujer que se viste y se prepara para llamar la atención y que, por el contrario, la elección de aficionados a enfocar fuera más amplia. La declaración de la FIFA se produjo en medio de informes generalizados de sexismo en el torneo, que incluían varios incidentes de reporteras que fueron hostigadas en línea y en público, agredidas y besadas ​​mientras estaban al aire. Scott Roxborough, editor para Europa de The Hollywood Reporter, Alex Ritman en Londres, Patrick Brzeski en Beijing, Rhonda Richmond en París, Lee Hyo-won en Seúl, Gavin Blair en Tokio, Ariston Anderson en Roma y Pip Bulbeck en Sydney, contribuyeron al informe del origen de esta, aparentemente, desproporcionada medida de la FIFA y conociendo el fondo no parece nada irracional.

Resulta que el principal problema en el Mundial ruso no fue, como se había temido, la estricta legislación antigay ni el racismo en los partidos, sino el sexismo, que muchas mujeres asistentes al evento sufrieron desde el principio. Iniciando por las periodistas, que dieron la sorpresa por la cantidad e importancia de espacios conseguidos (Fox Sports, Telemundo, BBC, televisión alemana, TNT Sports de Argentina, ESPN y mas), y que haciendo su trabajo sufrieron acoso, como la colombiana Julieth González Theran, corresponsal del servicio de habla española de Deutsche Welle, quien mientras informaba en vivo desde Moscú el día de la inauguración, fue acosada por un fan ruso que la besó y estiró a la fuerza.

Veronica Brunati, de TNT Sports de Argentina, tuvo dos enfrentamientos desde que llegó a Rusia, incluyendo una “situación violenta” con un admirador masculino y un episodio “en el que un fan vino a verme y tuvo que ser movido a la fuerza mientras yo transmitía en vivo”. Agos Larocca, también argentina de ESPN, reportó un incidente similar, mientras informaba en vivo afuera del estadio Nizhny Novgorod. Un fanático de Islandia intentó agarrarla, pero su productor la protegió. Larocca más tarde bromeó en Twitter que estaba contenta de haber traído a “su guardaespaldas” con ella.

La periodista rusa Barbara Gerneza también tuvo una situación humillante mientras entrevistaba a un grupo de fanáticos brasileños para noticias IG. Los fanáticos sabían que Gerneza no hablaba portugués e hicieron que se sumara a un canto obsceno sobre una “vagina rosa rusa”. Y eso no fue todo. Muchas de las mujeres que eran objeto de los planos televisivos fueron agredidas por los fans cuando dejaban su grupo de protección nacional. No sólo hubo violencia y acoso contra mujeres en el trabajo, sino entre el público. Más no todo fue malo: por primera vez desde 1979, a las mujeres iraníes se les permitió entrar a un estadio de futbol para ver el partido de su equipo contra España. Irán perdió 1-0, pero las fanáticas del futbol femenino celebraron una victoria histórica por la igualdad de género.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2