×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
21 Febrero 2019 03:59:00
La Guardia va; el PRI-Mor hará mayoría
Anoche senadores del PRI y de Morena aterrizaban los términos de los cambios al dictamen de la Guardia Nacional que hoy será sometido a votación en el Pleno. En el estira y afloja de la negociación, ya entrada la medianoche estaba claro que, con un transitorio que fijará entre 5 y 4 años la permanencia de las Fuerzas Armadas en las calles y adiciones a la redacción para reforzar el carácter civil de la Guardia, no sólo en su mando cupular, sino también en su estructura operativa –con acotamientos civiles y controles a la participación de mandos militares en las Juntas que dictarán su funcionamiento– la suma de los votos del partido gobernante y sus aliados, más la de algunos priistas alcanzarán la mayoría calificada para aprobar la reforma constitucional propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La estrategia de la bancada de Morena, comandada por Ricardo Monreal, de guardar hasta el último momento la aceptación de los cambios al dictamen para amarrar el voto de los priistas funcionó y será hasta hoy en el Pleno cuando se conozca qué tanto cedió el Gobierno y su partido para lograr la aprobación de la Guardia, luego de que los morenistas determinaran no negociar en comisiones y llevar la negociación hasta la parte final del Pleno, en la lógica de que “si les dábamos desde el principio algo a los del PRI nos iban a pedir más”.

El PRI, por su parte, aunque nunca dejó de negociar y su coordinador Miguel Ángel Osorio Chong obtuvo al final la mayor parte de las modificaciones que puso como condición, también la bancada priista se vio presionada para sacar la negociación a favor de la Guardia, luego de que varios gobernadores operaron con los senadores de su partido para garantizarle votos a favor a la iniciativa, de tal modo que a Osorio y a Claudia Ruiz Massieu no les quedara más que cerrar la negociación si no querían verse rebasados por el voto de varios senadores que acataron la “sugerencia” de los gobernadores de sus estados.

Al final, entre pequeñas conce-siones de Morena y mínimas condiciones del PRI, se impuso la política en la que todos ceden y ninguno se lleva todo. Hoy, cuando se someta el dictamen constitucional a segunda lectura, quedará todo listo para que la mayoría Morena-PRI haga realidad la creación de la Guardia Nacional por la que tanto presionó el presidente López Obrador.

Y así, Ricardo Monreal, que llevó sin duda una negociación política impecable con el PRI, se cuelga una parte de la meda-lla porque le cumplirá al Presidente lo que ofreció: sacarle su reforma sin las modificaciones que le hicieron en la Cámara de Diputados y que tanto molestaron a López Obrador; pero la otra parte de la medalla también le corresponde a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y a todo el Gabinete de Seguridad que también hicieron una operación decisiva con los gobernadores del PRI.

Luego de que se vote en el Senado, y si no hay cambios o rupturas de última hora, el dictamen regresará a San Lázaro donde Morena, especialmente su coordinador Mario Delgado, y el diputado Pablo Gómez tienen la instrucción precisa de “ya no ha-cerle ningún cambio”, por aquello de que vuelvan a hacer enojar al Presidente. Y es ya seguro que la votación en la Cámara de Diputados será a favor, con la nueva mayoría calificada que alcanzará la bancada morenista con la reciente adhesión de los nueve desertores del PRD, ocho declarados “independientes” y uno afiliado ya a Morena, para que entonces sí, sólo quede el trámite de los 16 congresos estatales que deberán validar la reforma constitucional.

Y ya en un par de meses vendrá el segundo round de las leyes reglamentarias, para las que mañana mismo, en el Senado, podrían quedar aprobados los lineamientos generales de su contenido. Y entonces sí, ya con la Guardia en funciones, a más tardar en seis meses comenzará la cuenta regresiva para la pacificación que prometió, “en tres años”, el presidente López Obrador y su secretario Alfonso Durazo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2