×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
13 Mayo 2018 04:00:00
La igualdad sustantiva entre mujeres y hombres
Uno de los ejes centrales de la plataforma electoral de la coalición Por México al Frente, encabezada por Ricardo Anaya, es asegurar la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres, misma que aún es un tema pendiente en la agenda nacional.

México ha ratificado diversos instrumentos internacionales en la materia, entre ellos la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés), y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer (Convención de Belém do Pará).

La primera Convención obliga a los Estados a condenar la discriminación contra la mujer en todas sus formas, garantizar y proteger por todos los medios necesarios acciones dirigidas a eliminar la discriminación contra la mujer, establecer en sus constituciones y en la legislación secundaria el principio de igualdad entre mujeres y hombres, así como asegurar el ejercicio de este derecho.

La segunda Convención tiene el propósito de proteger los derechos humanos de las mujeres y eliminar las situaciones de violencia que puedan afectarlas, en virtud de que toda mujer tiene derecho a una vida libre de violencia, tanto en el ámbito público como en el privado.

En tal contexto, el Artículo Cuarto de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que el varón y la mujer son iguales ante la ley. A efecto de regular esta disposición, desde 2006 México cuenta con la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres, cuyos objetivos buscan garantizar la igualdad en la vida económica, civil y cultural, así como en la participación y representación política, incluyendo el acceso y pleno disfrute de los derechos sociales.

Sin embargo, la realidad mexicana nos demuestra que esta igualdad está aún lejos de alcanzarse. Acorde con datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), cuatro de cada 10 mujeres (40.9%) con hijas e hijos menores de 3 años desempeñan una actividad económica en el mercado laboral, mientras que en el caso de los hombres este porcentaje asciende a 97.9 por ciento. A ello se suma que ocho de cada 10 mujeres que trabajan y tienen al menos un hijo carecen de acceso a servicios de guardería.

Inmujeres también señala que existe una brecha importante en el acceso de las mujeres a puestos públicos de toma de decisiones.

En 2017, por ejemplo, 42.6% del total de diputados federales eran mujeres, mientras que esta cifra se ubicaba en 38.3% de las integrantes de la Cámara de Senadores, esto es, 49 senadoras.

Asimismo, 18.2% de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) son mujeres, y en ese año 16.7% de las secretarías de Estado tenían como titular a una mujer, en contraste con un 83.3% cuyo titular era un hombre.

Este conjunto de cifras nos demuestra que la mujer se ha visto relegada en diversos ámbitos de la vida profesional, académica, cultural y social pese a que, según datos de 2015, en México viven 119.5 millones de personas, de las cuales 58.1 millones son hombres y 61.5 millones mujeres.

Esto es, las mujeres somos una mayoría que, por diversas razones, aún tiene que luchar para abrirse paso en la sociedad contemporánea.

Por tales razones, Ricardo Anaya propone asegurar la igualdad salarial entre mujeres y hombres por trabajos iguales y prohibir el requisito de la prueba de embarazo para acceder a un trabajo, así como el despido por la misma razón. A ello se suma garantizar que hombres y mujeres tengan acceso por igual a la educación en todos sus niveles.

En materia de acceso a la procuración e impartición de justicia con perspectiva de género, se garantizará el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, a través de políticas públicas encaminadas a prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra ellas, incluyendo toda forma de violencia política ampliando los espacios de representación y participación de las mujeres en la vida pública, impulsando que todo órgano colegiado se integre de manera paritaria.

Asimismo, se garantizará este acceso a la justicia mediante el diseño e implementación de protocolos de actuación por parte de las autoridades de seguridad pública, así como de procuración y administración de justicia, para erradicar los feminicidios y la violencia contra las mujeres, para lo cual se habrán de crear fiscalías especializadas con personal capacitado para atender delitos relacionados con estos temas, partiendo de la experiencia de la actual Fiscalía Especial para los Delitos de Violencia contra las Mujeres y Trata de Personas.

Estimadas amigas y amigos, los invito a seguir de cerca las propuestas de Ricardo Anaya y a retroalimentarlas. Todos tenemos mucho qué aportar.

Nos leemos la próxima semana.

¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2