×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Primera Senadora de Mayoría Relativa en la historia de Coahuila

Nació en Monclova, Coahuila. Es Licenciada en Biología por la Universidad Autónoma de Nuevo León (1984) y actualmente es Senadora de la República representante del Estado de Coahuila en la LXII y LXIII Legislatura (2012-2018).

COMISIONES EN EL SENADO:

• Comisión Especial de Cambio Climático, (Presidenta).
• Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, (Secretaria).
• Comisión de Recursos Hidráulicos, (Secretaria).
• Comisión de Agricultura y Ganadería, (Integrante).
• Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, (Integrante).
• Coordinadora de Globe México.
• Parlamento Latinoamericano de las comisiones de Medio Ambiente y Turismo.

RESPONSABILIDADES ANTERIORES

• Delegada Estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente PROFEPA (2008–2011)
• Diputada del H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, en la LVII Legislatura (2006–2009).
• Subdelegada de PROFEPA (2005)∫
• Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario de la Presidencia Municipal de Monclova, Coahuila (1997-1999)
• Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste de la SEMARNAT.
• Coordinadora region centro del Edo de la SEMARNAT (2003-2004)

Otras Actividades

• Miembro de la Comision Permanente del CEN del PAN (Comité Ejecutivo Nacional)
• Consejera Nacional PAN
• Vicecoordinadora Administrativa del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado de la República.
• Miembro Honorario del Colegio Mexicano de Biólogos A.C.

Ubicación en el Senado: Av. Paseo de la Reforma 135, Hemiciclo Piso 05 Oficina 32, Colonia Tabacalera . Cp. 06030, Delegación Cuauhtémoc, México D. F.
Teléfono: 53-45-30-00 Ext.: 3337, 3446
Correo Electrónico: [email protected]
Facebook: Silvia Garza Twitter: @Silvia_Garza Instagram: silvia_garzag

" Comentar Imprimir
15 Abril 2018 04:00:00
La importancia de difundir y debatir la plataforma electoral
El ejercicio de la democracia requiere una ciudadanía informada que acuda a las urnas con pleno conocimiento de las opciones políticas que se le presentan. Idealmente, el próximo 1 de julio debemos elegir a cada candidata y candidato con base en su experiencia, ideas y propuestas reflejadas en su plataforma electoral.

Debatir esta plataforma, de manera abierta y transparente, no sólo permite explicar a la ciudadanía directamente las propuestas de gobierno, sino que representa una oportunidad para enriquecer dichas plataformas y ciudadanizar la toma de decisiones.

El eje de toda campaña electoral es convencer a los votantes de que se trata de la mejor opción política, y con ello verse favorecida por el voto de la mayoría. Por tal razón, el escrutinio es indispensable para asegurar que quienes posean claridad de propuestas e ideas concretas para su implementación, ocupen los cargos de representación popular.

En días pasados acudí al evento, México 2018. Los desafíos de la Nación: las plataformas electorales discutidas por los universitarios, co-organizado por el Instituto Nacional Electoral y la Universidad Nacional Autónoma de México, cuyo objetivo fue impulsar el conocimiento y debate de las plataformas electorales, divididas en seis mesas temáticas: 1) Educación, ciencia y tecnología para el desarrollo; 2) Medio ambiente, cambio climático y sustentabilidad; 3) Pobreza, desigualdad social y crecimiento económico; 4) México en el mundo: la política exterior ante un cambio de era; 5) Seguridad pública y derechos humanos; 6) Estado de derecho, democracia y rendición de cuentas.

El formato permitió que distinguidas personalidades universitarias presentaran un análisis crítico de las plataformas, con la idea de que los representantes de las coaliciones y candidatura independient profundizaran en su contenido y recogieran ideas puntuales para perfeccionarlas.

En este marco, tuve la oportunidad de representar a la Coalición Por México al Frente en la Mesa 2, en donde tras revisar los planteamientos escritos por el doctor. José Sarukhan, así como escuchar las intervenciones de la doctora Patricia Dávila, la Dra. Leticia Merino y la Mtra. Julia Carabias, detallé las propuestas en materia de desarrollo sostenible.

En particular, me centré en los temas de ubicar al desarrollo sostenible en el centro de la estrategia de desarrollo nacional; incorporar los principios de justicia intergeneracional, precautorio, evaluación ambiental estratégica y el que contamina paga para toda explotación de los recursos naturales o cualquier tipo de proyecto productivo, recreativo o turístico; instrumentar políticas de Estado que aseguren que el país cumpla con sus compromisos internacionales en materia de cambio climático y protección de la biodiversidad, e integrar a las comunidades en el diseño, ejecución y supervisión de los planes y proyectos de desarrollo que afectan los recursos naturales de sus localidades, respetando sus derechos, formas de vida, usos y costumbres, desde un enfoque intercultural.

De igual modo, resalté la importancia de incorporar a la matriz energética fuentes alternativas, limpias y renovables; así como impulsar el desarrollo de empresas limpias y ambientalmente sostenibles que contribuyan al desarrollo económico y social del país, basadas en la explotación racional de los recursos, con evaluaciones ambientales estratégicas, límites de contaminación, gestión de residuos y condiciones saludables para los trabajadores.

Además, señalé que si bien el desarrollo sostenible se menciona en numerosos discursos y es parte fundamental de las políticas públicas, los hechos nos demuestran que tales discursos no se apegan a la realidad. Muestra de ello es que en México el porcentaje del Producto Interno Bruto dedicado a temas ambientales pasó de 0.8% a 0.4% de 2015 a 2018.

En los últimos años el sector ambiental se ha visto gravemente limitado debido a drásticos recortes presupuestales. Tan sólo entre 2015 y 2017 a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales se le redujo el presupuesto a casi la mitad, al pasar de 67 mil 900 millones de pesos, a 35 mil 900 millones. Es decir, en las palabras concedemos importancia a un tema pero en los hechos se ha desmantelado gradualmente al sector ambiental.

No es posible continuar con esta situación, si queremos mayor bienestar para las generaciones presentes y futuras es indispensable fortalecer todas aquellas acciones encaminadas a que el desarrollo sostenible en sus tres vertientes (económica, ambiental y social) sea una realidad.

Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2