×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
25 Octubre 2017 03:00:00
La importancia del quarterback
Hace poco más de un año, cuando los Carneros decidieron cambiar gran parte de sus selecciones futuras en el Draft al mismo tiempo que las Águilas hacían lo mismo, todos sabían que ambos buscaban mariscales de campo.

Jared Goff y Carson Wentz eran los candidatos naturales y aunque por momentos hubo dudas sobre a dónde iría uno y otro, el hecho de que Goff acababa de jugar en el futbol americano colegial para la Universidad de California terminó por enviarlo como primera selección de los recién mudados Carneros de Los Ángeles.

Wentz fue a la fría ciudad de Filadelfia, mucho más acorde a su bajo perfil como originario de las Dakotas y de inmediato encajó en un sistema que era benéfico para él y al que sólo le hacían falta algunos jugadores ofensivos extra.

Goff y Wentz no tuvieron impacto inmediato y el primer año fue muy difícil, mucho más para el Carnero, que fue cuestionado constantemente por su bajo nivel de juego.

La apuesta por dos mariscales jóvenes y talentosos siempre resulta arriesgada, mucho más cuando los resultados por lo general tienden a ser dispares para quienes seleccionan tan pronto a mariscales de campo.

Pero el temprano éxito de Marcus Mariota y Jameis Winston del año anterior al haber sido elegidos en los dos primeros puestos del Draft del 2015, pudo haber influido para ese gran riesgo.

Este año y luego de cambios en la dirección de los Carneros, Goff ha encontrado su nivel óptimo y junto a una nueva mentalidad traída por el joven y talentoso head coach Sean McVay, el equipo de Los Ángeles está en primer lugar de su división.

Los Carneros están sólo un juego detrás del equipo que eligió a Wentz, las Águilas de Filadelfia, por ahora el equipo más dominante de la NFL.

Wentz y Goff fueron arropados por sus equipos y rodeados de talento, así como un sistema adecuado para sus facultades, lo que inmediatamente les dio resultados y ha librado a sus franquicias de fracasos que pudieron haber costado muchos puestos ejecutivos.

Tercera y largo

La generación de Mariota, Winston, Goff y Wentz ya ha dejado claro que dominarán la NFL durante la siguiente década y tal vez por algunos años más, y de paso dejó claro que por más que se quiera restar importancia a la posición de quarterback, el éxito o fracaso de una franquicia está ligado al desempeño de ellos.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2