×
Enrique Martínez y Morales
Enrique Martínez y Morales
ver +
Enrique Martínez y Morales Presidente del Colegio de Economistas de Coahuila, A.C. e-mail: [email protected] Twitter: @enriquemym

" Comentar Imprimir
09 Octubre 2018 04:00:00
La magia de los legos
Cada vez que llevo de paseo a mi familia y se nos atraviesa una juguetería, la inevitable insistencia de mis pequeños hijos termina siempre por convencerme de entrar en ella. Y la razón de su perseverancia no es otra que sentarse durante horas en la sala de los legos, pequeños cuadritos de plástico que permiten dar forma a la imaginación infantil.

Hace años visité la única planta de Lego Group A/S en el continente americano, ubicada en Ciénega de Flores, Nuevo León. Nos recibió un Darth Vader construido por millares de bloques negros y los directivos nos obsequiaron monitos con sus datos personales, a manera de tarjetas de presentación.

Durante el recorrido por las instalaciones fuimos testigos de un alegre ambiente laboral, procesos sofisticados y tecnología de punta, todo envuelto por un halo mágico de misticismo, ese que nos lleva al pasado y despierta al niño que todos llevamos dentro.

Lego es una empresa danesa cuyos orígenes se remontan a una carpintería familiar creada hace exactamente un siglo. Desde entonces se ha ido adaptando a los tiempos y a las circunstancias. Quizá su momento más crítico fue a principios de los 80, cuando venció su patente y entraron al mercado feroces competidores.

La empresa apostó por la inversión en investigación y desarrollo. Tuvo algunos aciertos y dolorosos fracasos, hasta que, finalmente, privilegiaron la modernidad, la apertura y las alianzas estratégicas con empresas como Warner Bros. En 2015, Lego desplazó a Mattel como la empresa lúdica número uno en ventas a nivel mundial.

Independientemente de lo innovador y acertado de su estrategia, y lo afortunado de sus diseños, siempre pensé que debía haber una razón adicional al éxito de la compañía. Que los niños dejen los dispositivos electrónicos y los video-juegos de lado en pos de un juguete tan rudimentario, no es poco mérito.

Y me topé con la respuesta en el libro El Mundo de Sofía, del noruego Jostein Gaarder. A pregunta expresa de “¿por qué el lego es el juguete más genial del mundo?”, el escritor retrocede casi 2 mil 500 años para citar a Demócrito, quien manifestó que todo está construido por piezas pequeñas, indivisibles, eternas e invisibles, a las que llamó átomos.

Estos ladrillos de la Naturaleza se ensamblan para dar forma y vida, y se separan con los cambios y la muerte, listos para volverse a juntar. Esa es la magia y la maravilla de los legos: evocan la esencia constructora del ser humano contenida en la información genética, conectan a nuestros hijos con sus orígenes y estimulan su creatividad e inventiva.

Y todo esto mediante un divertido y entretenido juego que no pasa ni pasará de moda.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2