×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
26 Agosto 2018 03:10:00
La maldición de ser peatón
SER PEATÓN EN MONCLOVA ES casi una tragedia. Además de estar expuesto a las inclemencias del clima, a conductores cafres, transporte público chafa y a la pésima vialidad, hay qué saber rifársela con las banquetas caníbales, dónde las hay.

BASTA VER EL ESTADO DE las banquetas del centro –de dulce, de chile y de manteca- para comprobarlo. Coladeras abiertas, escalones irregulares, escombro, material de construcción, mercancías y árboles invaden las banquetas. Además de los aparatos de aire de los comercios que están instalados a la altura exacta para descalabrar a cualquier peatón distraído, así como algunos letreros y cabinas de teléfonos públicos, sin mencionar a los puesteros ambulantes que en algunos tramos se han posesionado de toda la banqueta. Todo esto sin contar la gente que anda a paso de tortuga estorbando a lo ancho por las banquetas.

Y NO SÓLO EN EL centro sino en todo Monclova las banquetas parecen pista con obstáculos para deporte extremo. No hay cuadra en la que no esté cuando menos un vehículo estacionado sobre la banqueta, sin faltar las rampas para cochera totalmente irregulares, escalones, y por si fuera poco, hasta baches hay en las banquetas. Suelen ser basureros invadidos por maleza endémica y territorio salvaje de perros posesionados de las banquetas que a nadie dejan pasar.

PERO LA TRAGEDIA SE COMPLICA cuando se trata de personas con capacidades diferentes, las banquetas son verdaderas trampas mortales. Hace unos años hubo un Alcalde al que se le ocurrió hacer rampas para discapacitados y las hizo fuera de toda norma, sin la inclinación ni el ancho adecuados; dicen las malas lenguas que las mandó hacer así para que no batallaran los trabajadores de su distribuidora de cerveza cuando transportaban su mercancía en los diablitos.

POCOS PEATONES INTENTAN CRUZAR EN las esquinas –como se supone debe ser- y cuando lo hacen deben cuidarse de los automovilistas –y más de las conductoras, taxistas y motociclistas- que no respetan semáforos, señalamientos –cuando los hay- y mucho menos a los peatones. Pero el riesgo aumenta cuando hay que cruzar donde están las rejas del drenaje pluvial que son verdaderas trampas por no tener la separación adecuada y a menudo ocasionan tobillos luxados y tropezones.

TAL PARECE QUE LOS PEATONES somos ciudadanos sin importancia, por ejemplo ¿cuántos puentes peatonales hay sobre el Pape –la vía más transitada-, desde de la entrada a Monclova hasta Estancias? Al igual que el resto de las principales avenidas, son uno o dos, o simplemente no los hay, y los que existen son basureros, sanitarios, están deteriorados y por eso nadie los usa. Es más, ni siquiera afuera de AHMSA hay un puente peatonal.

CUANDO CONSTRUYERON EL PAR VIAL ignoraron totalmente –además de su funcionalidad- a los peatones. Para atravesar el bulevar Juárez –entre la Plaza Juárez y el bulevar Pape- hay qué tener condición física para poder atravesar los cinco carriles o tener qué caminar cientos de metros hasta el semáforo más cercano.

MIENTRAS EL DISEÑO DE VIALIDADES siga siendo de cuarta, difícilmente aprenderemos a andar por las banquetas, y a los de Monclova nos seguirán identificando en otras ciudades porque no caminamos por las banquetas, sino por el arroyo. Aunque parezca mentira, un punto de partida para mejorar la calidad de vida de nuestra ciudad sería empezar por tener banquetas funcionales y limpias.

DESAFORTUNADAMENTE LAS CIUDADES HOY EN día están pensadas para privilegiar a los automóviles y por ello los accidentes de tránsito –según la Organización Mundial de la Salud- son la principal causa de muerte de personas entre 15 y 29 años, y el 26 por ciento es por atropellamiento de peatones y ciclistas. El año pasado en México –de acuerdo al Informe sobre la situación vial de la Secretaría de Salud- los accidentes de tránsito estuvieron dentro de las 10 principales causas de muerte, con 16,185 víctimas, de las cuales 7,137 fueron de peatones atropellados. Y mientras tanto seguiremos de peatones esperando no ser planchados por algún cafre y haciendo condición física al sortear las banquetas asesinas.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2