×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
16 Diciembre 2016 04:00:00
La mazorca
Es un bono navideño, nos dicen, que no es ni bono ni navideño. Se trata de una “subvención de carácter extraordinario”, me dice Francisco Martínez Neri, presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados (aunque se dé de manera ordinaria todos los años). Son 150 mil pesos que tocó en suerte se pagaran este 15 de diciembre, pero cuyo propósito es cubrir los gastos de los diputados por “atención legislativa”.

El dinero no se entrega a los diputados como una remuneración, sino como un “adelanto de gastos por comprobar”. Los legisladores tienen que demostrar después, con recibos o facturas fiscalmente válidos, la realización del gasto. El dinero que no se compruebe debe ser devuelto a la Cámara de Diputados o declararse como ingreso al SAT y pagar el impuesto sobre la renta correspondiente.

Los diputados dedican la mayor parte de este dinero a sus “casas de gestión”. Son oficinas en las que ellos, o personas que trabajan para ellos, dan servicios como “gestores”. Supongo que los diputados no tienen mucho trabajo legislando y por lo que han asumido una responsabilidad adicional como “gestores” ante el Gobierno. Sí, son “coyotes”, pero con sueldo del erario y placa con el escudo nacional. En sus oficinas de gestión, los diputados tienen personal que no está en la nómina de la Cámara de Diputados. Para sus sueldos, muchos diputados dedican buena parte del dinero que reciben en esta subvención no tan extraordinaria.

Algunos afirman que donarán el bono. César Camacho, coordinador de los diputados del PRI, dice que él entregará el dinero a un patronato en el Estado de México, mientras que Marko Cortés del PAN sostiene que él y los diputados panistas atenderán diversas gestiones sociales y benéficas. Pero ¿por qué habrían los legisladores de ser generosos con dinero de los contribuyentes?

Hay quienes confunden este bono/subvención con el aguinaldo de los diputados, pero son cosas distintas. El bono navideño estaba programado para pagarse ayer, 15 de diciembre. El aguinaldo, por 140 mil pesos, se cubrió hace algunos días, pero a pesar de que éste sí era un ingreso personal, no se le descontó el impuesto sobre la renta, como se hace con la dieta o sueldo de los legisladores. La explicación, me dicen, es que, como servidores públicos federales, los diputados no tienen que pagar impuesto sobre la renta por el aguinaldo. Si esto es verdad, y los servidores públicos no cubren este impuesto, la molestia de los ciudadanos está más que justificada.

Entiendo que los diputados tienen más necesidades que los ciudadanos comunes y corrientes. Sus 105 mil 378 pesos mensuales de dieta no les alcanzan. Una vez que se les descuenta el impuesto sobre la renta, sólo les quedan 73 mil 817 pesos mensuales. Nadie espera que un diputado pueda sobrevivir con esta miseria, ¿verdad?

Por eso es necesario que tengan una subvención extraordinaria que se entregue todos los años, de preferencia como bono navideño, para cubrir sus gastos o sus generosas donaciones. Por eso es importante que su pobre aguinaldo de 40 días de dieta se pague sin cobrar el impuesto sobre la renta que cubren quienes no tienen tantas obligaciones como ellos.

Cuestionar a los diputados por recibir lo que merecen es mezquino. Es no entender el enorme trabajo que hacen por la sociedad mexicana. Si la mazorca es tan sabrosa, ¿por qué retirarle el diente?

¿Informe suprimido?

El New York Times publicó ayer por la tarde un artículo en el que afirma que un informe preparado por César Alejandro Chávez Flores, que supuestamente reconoce fallas en la investigación oficial sobre los desaparecidos de Ayotzinapa, ha sido ocultado por la Procuraduría. Chávez Flores renunció hace unas semanas a la visitaduría general de la PGR.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add