×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Actualmente Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, y Presidenta del Comité Municipal del PRI.

" Comentar Imprimir
06 Mayo 2017 04:00:00
La mejor
¿Sacrificada y abnegada? No, creo que no. No recuerdo haber visto nunca a mi mamá de ese modo.

Siempre la he visto como una persona muy trabajadora, inquieta, creativa, con grandes habilidades para los negocios. Es de carácter fuerte, estricta, pero también apapachadora y persuasiva.

En lo personal, prefería no romper las reglas ni poner a prueba su paciencia. Si éramos traviesas y ocurrentes como cualquier niña o niño, nos encantaba correr, brincar, hacer desorden, pero supo marcarnos límites y siempre nos enseñó a respetar a los demás.

En la casa no había de dos sopas, las cosas se hacían como se tenían que hacer. Cada una debía cumplir con sus responsabilidades, todas eran irrevocables, intransferibles, pero también acumulables.

Es una mujer increíble, una gigante de ideas firmes y grandes sueños. No hay nada que la haga desistir, siempre está activa, es muy sociable, y aunque ya estamos todas grandes, sigue al pendiente de cada una de nosotras.

Creo que así son todas las mamás, ellas nunca renuncian a esa tarea. No importa si tienes 5, 15, 30 o más años, siempre sienten la necesidad de protegerte, de cuidarte, de ayudarte y estar cerca de ti.

Las cosas cambian con los años, cuando somos pequeños, sin importar si trabajan o no, se las ingenian para revisar tareas, preparar uniformes, llevarnos a los festivales escolares, etc., conforme vamos creciendo, se involucran en nuestros proyectos, están al pendiente de nuestros sentimientos y de nuestras decisiones. No sé cómo le hacen, pero siempre están ahí.

Gracias Sonia Pérez de Villarreal, me siento muy orgullosa de ser tu hija. Gracias por enseñarme que puedo ser quien quiero ser, por demostrarme que siempre hay que luchar por lo que se quiere sin tiranía, ni ambiciones desmedidas.

TÚ me enseñaste desde niña que la riqueza no se mide por lo que tienes, sino por lo que eres capaz de dar.

Gracias por tu apoyo incondicional durante toda mi vida, por los bellos ideales en los que confiaste y los valores con los que nos educaste.

Creo que la mayoría de los hijos vemos a nuestras madres como unas auténticas luchadoras, sin importar edad o condición social, cada una representa el pilar de la familia, la unidad, el amor incondicional, la entrega, y la alegría de saber que sin duda alguna, cada una, es la mejor… Y tú ¿qué opinas?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2