×
Héctor Reyes
Héctor Reyes
ver +

" Comentar Imprimir
03 Enero 2016 05:05:15
La mejor herencia
Para mis hijos Isabella y Héctor.

La vida te puede dar infinidad de sorpresas, lecciones, alegrías, tristezas y enseñanzas.

En lo particular, este tiempo de fiestas navideñas ha sido de mucho aprendizaje, ya que con el nacimiento de mi segundo hijo, Héctor Manuel Reyes Reyes, el pasado 21 de diciembre, me ha dado tiempo de estar mucho tiempo en casa (ya que el clima invernal no ayuda a que el Jr. conozca la ciudad), lo cual me ha dado el tiempo de trabajar en casa y a la vez pensar en las
diferentes circunstancias que tiene la vida, como decía al principio, de lecciones, alegrías, tristezas, y lo más importante, las enseñanzas.

La llegada de un nuevo ser humano siempre es para festejar, es un regalo muy grande; ahora a los padres nos toca la tarea de educarlos, darles amor y comprensión.

Hoy en día he escuchado que la educación es diferente a la que nos tocó a mis amigos y amigas de mi generación, podrá ser, pero yo insisto que la mejor educación y, por ende, la mejor herencia, es la que se lleva y vive en casa, ya que podrá haber diferentes costumbres, diferentes modalidades, pero lo que los hijos viven en casa, las pláticas, el ejemplo de los padres y
familiares, es el que va a perdurar en ellos.

Yo quiero agradecer a mis padres porque la mejor herencia que nos han dejado a mis hermanas y a mí es la educación y enseñanzas que nos dieron, y que mi mamá nos sigue dando.

Ahora a los padres nos queda ese reto: formar hijos de bien, y con las herramientas suficientes para enfrentarse a esta vida no es una tarea fácil, pero sí es una tarea compartida, padre-madre, para enseñar y corregir.

Para un servidor, la mejor herencia que les puedo dejar a Isabella y Héctor es una buena educación basada en diferentes factores.

Yo en diferentes pláticas con amigos y aquí sólo quiero destacar mi experiencia personal. Fui educado en el sistema lasallista, cursé mis estudios en el Colegio Ignacio Zaragoza, al cual le agradezco muchas cosas, ya que con esos valores de fe, fraternidad y servicio son importantes en el mundo que vivimos actualmente, pero además el CIZ me dio la oportunidad de conocer a
los que hoy en día son mis mejores amigos.

Esa enseñanza es la que deja a uno “marcado” y sin lugar a dudas ayuda en el diario andar.

Por medio de este humilde artículo quiero expresar el inmenso amor que Alejandra, mi esposa, y yo, tenemos hacia nuestros hijos, y que el día que ellos lo puedan leer sepan que la mejor herencia que puedan tener es la educación y valores que les vamos a enseñar e inculcar, porque lo que más queremos es que crezcan en un buen ambiente para que sean seres humanos de
bien.

Feliz año 2016 para todos, que este año esté lleno de salud, lo demás, como lo digo, viene por añadidura.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2