×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
20 Agosto 2016 04:00:49
La noche de San Bartolomé
Aquella noche del 24 al 25 de agosto de 1572 se encontraban en París unos 3 mil hugonotes (calvinistas); en las provincias, unos 15 mil. Todos ellos hallaron la muerte a manos de los católicos. Cuando el militar que comandaba la masacre preguntó al representante papal cómo distinguir entre católicos y hugonotes, éste respondió: “Exterminadlos a unos y otros. Dios, en el cielo, podrá distinguir entre sus hijos y los réprobos”.

Pero nada hay nuevo debajo del sol, y la bíblica sentencia se evidencia en el activismo de los Norbertos Rivera y en notas de ayer que hoy cobran renovada actualidad. Juzguen ustedes.

En Chiapas San Juan Chamula y sus linchamientos: “Aquí está prohibido no irle al PRI y practicar una religión distinta a la católica. Este municipio es bodega de votos, que a favor del PRI se acercan al ciento por ciento. En más de 40 años, las autoridades no han permitido la entrada a representantes de casillas de la oposición. Aquí no hay campaña electoral. Si viene algún candidato, es hostigado, golpeado o amarrado a un árbol.”

Categórico, el edil Domingo López:

“Nosotros somos católicos y priistas por tradición, porque es parte de nuestra cultura. No estamos dispuestos a aceptar a personas de otra religión ni de otro partido político. Aquí todo aquel que no se sujeta a las tradiciones y costumbres es expulsado. La presencia de un solo partido y una sola religión es lo que nos ha mantenido unidos...

Hace mil 800 años, Tertuliano: “Por ley natural y por ley humana, cada uno es libre de adorar a quien quiera. La religión de un individuo no perjudica ni beneficia a ninguna otra persona. Va contra la naturaleza de la religión el imponer la religión”.

Hace unos años en Tumbalá, Chis., los mil 500 habitantes de Emiliano Zapata fueron obligados por un grupo armado a abandonar el lugar, luego de que les quemaron 38 casas y saquearon escuelas y la tienda Conasupo. Varios secuestrados fueron llevados a El Naranjal y La Revancha, donde se les encerró en el templo y se les mantuvo tres días sin probar alimento. “Nos querían convencer de que cambiáramos de religión”, acusan las víctimas.

Esdras Alonso G., presbítero: “Cuando los expulsados se quejan ante el Gobierno, y éste saca órdenes de aprehensión contra los culpables, ellos amenazan con cambiar de partido político. Así manipulan al Gobierno. Antes, los votos del PRI eran negociados con la cancelación de órdenes de aprehensión en contra de ellos. Ahora, las casillas se llevaron a los parajes, y ahí las rellenaron. El candidato priista acordó con las autoridades chamulas que si ellos votaban por el PRI, permitirán que las expulsiones continuaran”.

Lo estipulaba Juan Sandoval Íñiguez, cardenal hoy emérito y ayer acusado de colusión con el narcotráfico:

“El tal Marcos es un guerrillero cibernético y para nada quiere firmar la paz. No la firmará. ¿Los observadores internacionales? Nosotros somos demasiado condescendientes con esa bola de extranjeros que nada tienen qué hacer en los asuntos de México. ¡Que los expulsen!”.

Y el clero, a todo esto, ¿qué decía el clero? De Mario Villanueva, exgobernador priista acusado de nexos con el tráfico de drogas y hoy recluido en el penal de alta seguridad, el cura Rafael Ruiz, validó suyo:

“Yo soy muy fiel a la amistad. Si buscan que critique al Lic. Villanueva no van a lograrlo. ¿Qué es narco? El que esté libre de pecado, que arroje la primera”.

Y ya. (México).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add