×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
04 Julio 2017 04:00:00
La odisea de la mujer por su derecho al voto
Malala Yousafzai.

¿Cómo comenzó todo? La lucha femenina se la debemos a la revista Violetas del Anáhuac, que estuvo circulando durante los años 1884 y 1887, la cual reclamó por primera vez el sufragio femenino en México. Hacia 1910, diversas asociaciones se unieron a Madero, entre ellas el club femenil Las Hijas de Cuauhtémoc, quienes demandaron a nuestro país la participación política de las mujeres mexicanas.

En el año 1923, la Sección Mexicana de la Liga Panamericana de Mujeres convocó al Primer Congreso Nacional Feminista, que se reunió en la Ciudad de México, con la asistencia de 100 delegadas.

Sus principales demandas en lo político fueron la igualdad civil para que la mujer pudiera ser elegible en los cargos administrativos y el decreto de la igualdad política y la representación parlamentaria por parte de agrupaciones sociales.

Hacia 1935 las mujeres participaron en votaciones internas del Partido Nacional Revolucionario (PNR) y fueron esas mismas mujeres las que conformaron el Frente Único Pro Derechos de la Mujer (FUPDM), junto con militantes o cercanas al Partido Comunista.

El 24 de diciembre de 1946, la Cámara de Diputados aprobó la iniciativa enviada por el presidente Miguel Alemán, en la que se adicionó el Artículo 115 constitucional. Ahí, se establecía que en las elecciones municipales participarían las mujeres en igualdad de condiciones que los varones, con el derecho a votar y ser elegidas.

Fue en 1952 cuando más de 20 mil mujeres congregadas en el parque 18 de Marzo, de la Ciudad de México, demandaron al candidato presidencial Adolfo Ruiz Cortines plasmar en la Constitución el derecho de las mexicanas a votar y ser electas.

Ese derecho para las mujeres no fue un obsequio ni una concesión, fue el resultado de acontecimientos universales y nacionales como los que relato en este escrito.

Por otra parte, es importante mencionar que Coahuila de Zaragoza –en referencia a los derechos políticos de la mujer– ocupa el primer lugar en paridad legislativa y continúa sus esfuerzos por fortalecer la igualdad y la equidad de género.

También, al día de hoy existe un Observatorio de Participación Política de las Mujeres, además de convenios de colaboración como el Convenio de Coordinación entre la Secretaría de las Mujeres, el Tribunal Electoral de Coahuila y el Instituto Electoral de Coahuila, para enriquecer las oportunidades a la población femenina para acceder a más cargos públicos.

Los cambios legislativos deben ir acompañados de medidas afirmativas, lo que hoy en nuestro estado es un hecho. En Coahuila muchas mujeres forman parte de la administración pública y en cargos de elección popular. Coahuila cuenta con sólidas herramientas informativas para el ejercicio de sus derechos político electorales. En los tres poderes del Estado se promueve la paridad.

Invito a que no sólo recordemos fechas que han sido emblemáticas para los derechos de las mujeres, sino que todos los días seamos solidarios y promovamos una igualdad o la búsqueda constante para evitar actitudes retrógradas y fuera de una realidad que nos exige que las mujeres tienen todas las facultades para cuestionar, participar, representar y dirigir en cualquier lugar en el que se encuentren.

No solamente es el momento, pero resulta una oportunidad importante ya que el 3 de julio, pero de 1955, las mujeres acudieron por primera vez a las urnas a emitir su voto. En esa ocasión se elegía a diputados federales para la XLIII Legislatura.

Pese a la importancia que tenía ese primer ejercicio de libertad de decisión, la verdadera democratización de la ciudadanía todavía no termina de gestarse, pues siguen faltando muchos espacios para que realmente se logre una verdadera emancipación de la mujer y que impere la razón por sobre la tradición.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2