×
Armando Luna Canales
Armando Luna Canales
ver +

" Comentar Imprimir
15 Febrero 2017 04:00:00
La otra gallina de los huevos de oro
Los impuestos redistribuyen el ingreso. Esto quiere decir que mediante los impuestos y el gasto público quienes más ganan apoyan a quienes tienen menos ingresos. Lo mismo sucede entre personas que entre regiones. En la lógica federal se recaudan impuestos federales en cada estado para cubrir los gastos de la Federación y para subsidiar ciertos servicios y obras en todo el país y sus municipios.

El centro de la discusión en gran parte del mundo es cómo se distribuyen estos ingresos. En algunas partes, el gasto del Gobierno central es muy alto y deja poco para las regiones. En otros, las regiones más desarrolladas aportan mucho más de lo que reciben a cambio, subsidiando así a las regiones menos desarrolladas.

A la vista de algunas personas y de algunas regiones, este modelo es injusto. Alegan que se les quitan recursos necesarios para su desarrollo y para la creación de riqueza. Además, hay quien piensa que se mantiene la situación de rezago, ya que al subsidiar no hay incentivo para que generen su propia riqueza.

La injusticia, en la forma en que se distribuye la riqueza en los países, es el centro de la discusión de los independentistas en Cataluña, en el País Vasco, Escocia, Irlanda, por mencionar algunos. Esta discusión no es ajena a nuestro país. Cuando se habla de dar a Coahuila lo que le corresponde, lo que se plantea es un modelo distinto que equilibre el modelo vigente con sus injusticias.

Actualmente, estados industriales y exportadores generan en su territorio muchos más recursos que las obras y los servicios que reciben a cambio. La solución no es sencilla, es necesario equilibrar la forzosa solidaridad entre personas y estados con la necesidad de recursos para crecer y generar más riqueza.

La realidad es que el modelo actual no responde a las necesidades de un país tan diverso como el nuestro. Es injusto porque no da a cada quien lo que le corresponde.

Hoy debemos discutir seriamente la forma en que se distribuye el gasto público. Es necesario financiar el gasto federal, el Ejército y la cancillería son sólo algunos de estos rubros. Debemos hacer eficiente el subsidio a los estados del sur de nuestro país. Pero no podemos dejar a los estados que generan riqueza sin la posibilidad de seguir generando prosperidad.

El modelo actual es injusto e ineficiente, si no lo corregimos, a la larga la Federación mexicana va a acabar con “la gallina de los huevos de oro”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2