×
Luis Carlos Plata
Luis Carlos Plata
ver +
Luis Carlos Plata (Saltillo, 1984) es abogado (UAdeC), maestro (UPF, Barcelona) y candidato a doctor (URV, Tarragona), pero practica el periodismo desde hace 17 años, y su trabajo de investigación le ha merecido premios estatales e internacionales. Ha sido articulista de catorcenarios, revistas y periódicos del norte del país desde 2002, además de fungir como director editorial de medios de comunicación en Veracruz.

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2019 04:06:00
La piedra que Olga Sánchez puso en Arteaga
El 18 de noviembre pasado la entonces propuesta para titular de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, visitó Arteaga como invitada especial para poner la primera piedra del edificio Derechos Humanos Siglo XXI de la Academia Interamericana de Derechos Humanos (AIDH).

Y sí, la puso, se fotografiaron con ella los políticos locales, y se fue con carpetas de peticiones bajo el brazo. Hasta aquí no habría materia periodística de no ser porque dicho inmueble, en los hechos y en los documentos, es una obra fantasma.

La Coordinación General de Administración Patrimonial de la Universidad Autónoma de Coahuila, nave nodriza de la AIDH, a través del oficio CGAPS/391/2018 respondió a quien esto escribe que “no se tiene información respecto a que se hayan realizado proyectos y obra para el edificio”, y solamente “se cuenta con un proyecto ejecutivo que fue realizado por el Instituto Coahuilense de la Infraestructura Física Educativa (Icifed)”.

Asimismo reveló un dato interesante: “quien se encargará de bajar (sic) los recursos para la ejecución de la obra será el Gobierno del Estado de Coahuila”.

La Secretaría de Finanzas, consultada por separado, afirmó que no habrá presupuesto para 2019 ya que no se realizaron gestiones ante la Federación en ese sentido; y el Icifed, por su parte, manifestó el 15 de enero que ni siquiera está terminado el proyecto ejecutivo (denominado “Centro de Jurisprudencia Siglo XXI”, y encargado por Luis Efrén Ríos en 2016, antes de ser depuesto como director de la Facultad de Jurisprudencia), ya que “se encuentra en proceso de revisión y actualización”.

En resumen: no existe como tal, ni existirá por lo menos este año.

¿Cuál era la urgencia del grupo en el poder, entonces, por fotografiarse codo a codo con la hoy secretaria de Gobernación? ¿Sabrá esta lo que vino a legitimar con su presencia en la entidad? No en vano el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, más avezado, durante su última visita al estado ni se despidió de ellos ni pisó territorio civil en Saltillo. Ni siquiera para ir al baño.

Ahora bien, por qué el Gobierno del Estado debería estar obligado a gestionar recursos federales para un tercero, en este caso la AIDH, que forma parte de una universidad en el papel autónoma, cuando, por atribuciones, debería ser la UAdeC quien lo haga.

Cabe señalar que en la congeladora legislativa reposa un punto de acuerdo presentado por el diputado Marcelo Torres el 4 de diciembre, respecto al “impacto negativo” que causa el presupuesto asignado a la AIDH en los recursos de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la UAdeC (al contar ésta última ya con una Defensoría de los Derechos Humanos Universitarios). El asunto de fondo es la duplicidad de funciones. En el Congreso del Estado también se le señaló por ostentarse como un organismo autónomo dentro de otro organismo autónomo.

Cortita y al pie

Y no es la primera ocasión en que un tentativo inmueble para la AIDH genera controversia.

De acuerdo con el documento SEFIN/UT/658/2017 de la Secretaría de Finanzas, en actas del Comité Técnico del Impuesto Sobre Nómina consta que habían etiquetado para el hipotético edificio 160 millones de pesos en el Programa de Inversión 2016-2017 Sureste.

La última y nos vamos

El caso es que, sin controles ni jerarquías, la AIDH se ha blindado como un suprapoder muy oneroso.

Cito un ejemplo: en una partida especial contenida en el Artículo 40 del Presupuesto de Egresos de Coahuila para 2019, le otorgan 39 millones 590 mil pesos para gastar. Y lo anterior es posible pues el Artículo 26 de la Ley de la Academia Interamericana de Derechos Humanos de la Universidad Autónoma de Coahuila, aprobada el 28 de agosto de 2017, contiene una ventajosa cláusula que implica una orden para el gobernador en turno: “para cada ejercicio fiscal, el Ejecutivo del Estado incluirá de manera irreductible en el presupuesto que se conviene para la Universidad Autónoma de Coahuila para cada año, la partida especial y adicional que le corresponda a la Academia IDH para garantizar su organización y funcionamiento conforme a esta ley”.

La Chalupa y buenas.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2