×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
25 Noviembre 2016 03:00:00
La productividad en el sector servicios
Recientemente tuve la oportunidad de escuchar al doctor J.R. Cuadrado Roura, quien dictó la conferencia magistral La Importancia de los Servicios en las Economías Modernas del Planeta. La presentación de la charla  se llevó a cabo en el marco del 21 encuentro nacional de la Asociación Mexicana de Ciencias para el Desarrollo Regional, A.C. (Amecider). El citado autor, un experimentado especialista en la materia, ha publicado la mayor parte de sus trabajos sobre servicios en la economía española y europea, sin embargo, no deja de ser interesante el planteamiento que hace sobre el sector terciario, y en especial el de los servicios a escala planetaria, de ahí que en este artículo se retomen algunas de las ideas que expuso en su amena disertación.

El sector servicios de la economía mexicana aporta más de 60% al Producto Interno Bruto (PIB), y sobresalen el turismo, los servicios financieros y el transporte. En España, la aportación es cercana al 70 por ciento. Los visitantes extranjeros dejaron en 2015 en México una derrama económica de alrededor de 17 mil millones de dólares, de las partidas más elevadas provenientes del exterior.

La serviindustria. La concepción tradicional de los servicios fue construida en función de las características per se del propio servicio: no se pueden almacenar, son intangibles y se agotan (efímeros) en el mismo momento de su consumo o de la transacción; no obstante, con la incorporación de las nuevas tecnologías de la información, los servicios, o mejor dicho algunos de ellos, ya no se ciñen a los lineamientos ortodoxos establecidos.

Llama la atención que presentan una dualidad interesante: por una parte, el propio producto adquirido es susceptible de incorporarle actividades de servicios poscompra; y por otra, simultáneamente le brindan servicios al usuario. Un ejemplo de ello puede ser el software que se vende en línea, que amplía y mejora las capacidades técnicas de la computadora, pero también brinda programas matemáticos, estadísticos y econométricos al internauta especializado. Aunque las causas han sido multifactoriales, quizá el propio consumo de la sociedad por este tipo de mercancías (hardware y software) explique la acelerada tercerización de las economías desarrolladas en el mundo.

La productividad de los servicios. En 2010, México exportó 16 mil millones de dólares por la venta de servicios, según datos que publicó la Organización Mundial de Comercio (OMC). La diversidad fue amplia: desde telenovelas y videojuegos hasta paquetes turísticos playeros. No obstante, como en casi todas las economías en desarrollo, el sector servicios ha presentado una estructura económica que se mueve en dos velocidades: lenta y rezagada, y otra acelerada y desarrollada. La primera es aquella poco productiva, que se “refugia” en la economía informal, que comprende actividades de plomería, electricidad, comercio y un gran etcétera, pero que ha sido socialmente necesaria, particularmente por el empleo que genera entre la población. Mientras, la otra tiene altos índices de productividad y cubre las áreas de transporte, comercio especializado, electrónica, servicios financieros, turismo y otras. Quizá lo que plantea el doctor Cuadrado como parte de la agenda de investigación sobre servicios, sea pertinente seguir desarrollándolo en México especialmente: ¿Qué factores explican la expansión de los servicios, y cómo puede construirse el desarrollo del país en función de estos?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2