×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
09 Febrero 2018 04:00:00
La rotación de personal
En la ciencia económica se estudia al menos teóricamente la disyuntiva que tiene el trabajador sobre dedicar más tiempo al ocio, o laborar más horas en la empresa, por citar algún ejemplo, en las compañías automotrices o simplemente al devengar el salario en cualquier otro sector de la economía. Si opta por la segunda opción, sus ingresos se verán incrementados, en cambio si renuncia a las horas extras, tendrá menos remuneración, pero aumentará su tiempo con su familia, disfrutar de esparcimiento personal, o también como alternativa viable está la de ejercer diversas actividades para el desarrollo personal, que únicamente se pueden lograr fuera del confinamiento que representa trabajar en cualquier ramo.

La respuesta que dan los manuales de macroeconomía a esa interrogante se centra en la posición económica en que se encuentren los trabajadores, tanto de cuello blanco como azul. Si las percepciones monetarias o sueldos son adecuados a los requerimientos básicos del empleado, este preferirá menos ingresos a cambio de disfrutar más horas libres; sin embargo, especialistas en el tema hacen la aclaración de que generalmente en las economías priva la propensión a obtener más ingresos, sacrificando la presencia fuera del entorno de trabajo.

Según los autores consultados, la preferencia monetaria mencionada es igual de válida para países desarrollados como en vías de desarrollo. Pero si se hace mención a los nuevos estudios que se han hecho sobre el comportamiento laboral de los jóvenes que nacieron en 1984 y después, particularmente aquellos con estudios universitarios, se encuentran conductas que valoran más la satisfacción personal en el trabajo, que la demanda salarial, inclusive por encima de la lealtad o el agradecimiento; el desapego a la fuente de empleo, que de ninguna manera significa irresponsabilidad en las funciones demandadas o disminución en la productividad, sino la conciencia de temporalidad en las tareas que se realizan, y sobre todo ausencia de compromiso a mediano y largo plazo de los noveles profesionistas que se contratan.

Las actitudes de los jóvenes frente al trabajo pueden ser un factor a considerar en las explicaciones que se den sobre la rotación de personal en las empresas. En Saltillo y su área conurbada, según el presidente de la Asociación de Administradores en Recursos Humanos Coahuila Sureste (Arhcos), la rotación de personal alcanza los 6 mil trabajadores, los cuales en promedio cada tres meses cambian de trabajo, lo que implica un costo para la empresa por los recursos que destina para la capacitación.

Si bien es cierto la mayor rotación en Saltillo es de personal operario con estudios máximos de técnico y en restaurantes y hoteles, que puede escapar al comportamiento de los millennials con carreras profesionales, llama la atención que la demanda de trabajadores de los empleadores de la región no haya generado incrementos salariales para retener al personal que se capacitó. Tal parece que la oferta de trabajo en constante transición representa una masa de trabajadores excedentarios “flotantes”, que coadyuva a mantener la estabilidad en las percepciones salariales.

Y es probable que estos se mantengan sin modificación por la desaceleración económica que experimentará la región en el mediano plazo, y sin duda la tasa de rotación también disminuirá.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2