×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
02 Mayo 2015 04:05:18
La Sección 59: un ejemplo de lucha
No encuentro en estos momentos un mejor ejemplo de lucha sindical, de pasión por la defensa de los derechos de los trabajadores y de dignidad para enfrentar a adversarios poderosos y mezquinos, que el de los compañeros de Oaxaca agrupados en la Sección 59 del SNTE.

Antes eran agremiados de la emblemática Sección 22 que pertenece al SNTE, pero está ligada a la CNTE. Ahí lucharon por sus ideales y lograron beneficios para el magisterio oaxaqueño. No obstante, decidieron constituir en diciembre del 2006 una nueva sección sindical, ante los excesos que cometían pseudo sindicalistas que con sus acciones lastimaban constantemente a los trabajadores de la educación y al pueblo de Oaxaca.

No estaban de acuerdo con las constantes suspensiones de labores, tampoco en los plantones permanentes en la capital de Oaxaca que perjudican a la ciudadanía.

Menos aún en el hecho de defender a delincuentes, como es el caso de los tres secuestradores de niños cuya salida de la cárcel se encuentra en la lista de demandas que hacen los dirigentes de la Sección 22 a la Secretaría de Gobernación.

Intentaron construir al interior una opción distinta, pero se toparon con la intransigencia y una desmedida violencia. Ahí todo el que disiente es un traidor. Y el terror es la marca de la casa.

Lo mínimo que le ocurre al que no está de acuerdo en algo o que no asiste a una manifestación es perder alguna prestación económica. Y si un trabajador insiste en la “desobediencia” corre el riesgo de que los líderes soliciten su baja laboral.

Hoy en día, los 3 mil trabajadores de la educación que integran la Sección 59, encabezados por el profesor Joaquín Echeverría, tienen retos y compromisos. Saben que la lucha laboral no admite tregua y menos en Oaxaca. Tienen en claro que hay que presionar a las autoridades para que cumplan con sus obligaciones. Pero también están convencidos de que no pueden abandonar las aulas.

Su fortaleza se encuentra en su vocación educativa y en las alianzas que construyen con la sociedad. Tienen un compromiso con los padres de familia para que los niños nunca se queden sin clases. A cambio reciben el apoyo permanente para demandar al Gobierno mejores condiciones de trabajo.

Ahora bien, en un estado con tanto desorden social, podríamos suponer que los maestros que cumplen con su labor educativa, que no faltan y que quieren ser evaluados y actualizados, son los que reciben un mejor trato de las autoridades. Pero no es así. Lo que ocurre en Oaxaca es absurdo. Y la SEP federal lo consiente.

El gobierno de Gabino Cué constantemente retiene los salarios de los compañeros de la Sección 59, les niega algunas prestaciones y, el colmo, no entrega a tiempo los certificados de sus alumnos. Todo ello para atender las exigencias, mejor dicho, los caprichos de la Sección 22.

Tampoco hace nada para evitar que en algunas regiones del estado se agreda a las personas y a las instalaciones ligadas a la Sección 59. Y digo en algunas regiones, pues también hay comunidades donde los padres de familia salvaguardan la integridad de sus educadores.

No solo los miembros de la CNTE atentan contra los alumnos al dejarlos sin clases, el gobierno de Gabino hace lo propio al volverse cómplice y verdugo. Hoy en día, más de mil niños no han recibido su certificado de los estudios que terminaron en el 2014.

La razón es muy sencilla. Las escuelas de donde egresaron pertenecían a maestros de la Sección 22, pero los padres los obligaron a irse y pidieron que ahí impartieran sus clases los docentes de la Sección 59.

La lucha de los trabajadores encabezados por el maestro Echeverría es muy complicada. Los dirigentes de la Sección 22 piden que se les quite el empleo y ejercen de forma constante una desmedida violencia física sobre ellos.

Al gobernador Gabino Cué no le interesa ni la calidad educativa, ni el estado de derecho. No le importan ni los niños, ni los maestros que sí quieren trabajar. Solo quiere agradar a la Sección 22

A la SEP federal, mientras los problemas no se acerquen al Zócalo del DF o no aparezcan en la prensa nacional, el tema no le reviste interés.

El SNTE nacional debe defender con mayor energía a los trabajadores de la Sección 59. Los maestros de todo México debemos mostrar una mayor solidaridad.


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2