×
Héctor Horacio Dávila
Héctor Horacio Dávila
ver +

" Comentar Imprimir
24 Junio 2017 04:00:00
La solución es la educación
¿Cómo es posible que con 2.50 dólares cambie totalmente la educación de los mexicanos? Y se preguntarán mis queridos seis lectores: ¿Y por qué 2.50 dólares? Es muy sencillo: es lo que cuesta cruzar el puente hacia Estados Unidos. Toda aquella persona que cruza al otro lado -como decimos en el norte, “que cruza el charco o el río- no tira papeles, respeta los límites de velocidad, le da el paso al peatón, hace fila, no usa el claxon, se transforma totalmente y hasta pide las cosas por favor.

Aunque en México hay escuelas que no tienen agua potable o no tienen baños decentes, la educación comienza en el seno familiar y el resto en la escuela. Aquellos que tenemos más de 40 años recordemos que todos los viernes teníamos que hacer limpieza del salón y de nuestros pupitres, aparte del resto de la escuela, y nuestras madres limpiaban el frente de sus casas, esa era parte de la educación.

¿Y a qué viene todo esto, mis queridos seis lectores? En 1960, Corea del Sur educativamente estaba en el lugar 30 y México en el sexto lugar a nivel mundial, pero en la actualidad, después de 56 años, Corea está en el número 6 y México en el 30. Ellos le invirtieron a la educación y vean lo que lograron: tenemos más empresas coreanas en México que empresas mexicanas en Corea y saben por qué: POR LA EDUCACIÓN.

En una sociedad en la cual el sistema de educación funciona correctamente, es decir, se ofrece a toda la población la oportunidad de alcanzar un nivel y calidad similares, la educación de los proveedores del hogar no es el principal determinante del nivel de educación de sus dependientes económicos. Estudios del INEGI muestran que los niveles de escolaridad que alcanza la población de 25 a 64 años se relacionan en primera instancia con la persona o las personas que cumple las responsabilidades de proveedor económico principal, pues cuando el padre y la madre son los proveedores económicos, una de cada dos personas (47.5%) alcanza el nivel de escolaridad de media superior o superior. Cuando el padre fue el proveedor principal, 38.1% de la población de 25 a 64 años logró un nivel de escolaridad medio superior o superior, y cuando la madre fue su proveedora principal, 39.8% logró el mismo nivel.

Para los casos en que el proveedor principal cuenta con estudios de nivel superior, 72.5% de los dependientes logró acceder al mismo nivel, mientras que 1 de cada 10 dependientes, cuyo proveedor no tiene escolaridad, tampoco completó ningún nivel. En la relación de los niveles de escolaridad se observa que el nivel de primaria completa del proveedor principal representa un parteaguas en el logro educativo de la población estudiada, pues los porcentajes con niveles de escolaridad medio superior y superior aumentan. Para el caso de las mujeres de 25 a 64 años, el sentido de la influencia del nivel de escolaridad de su proveedor principal en su logro educativo es igual que al conjunto de la población, aunque en una menor intensidad.

En general se observa una mayor movilidad ascendente en el logro educativo en la población masculina respecto de la femenina en todos los niveles de escolaridad del proveedor principal. Un ejemplo de ello es que 14.9% de los hombres cuyo proveedor no completó ningún nivel de escolaridad alcanza niveles de escolaridad medio superior o superior, en tanto que este porcentaje en las mujeres es de 11.1 por ciento.

¿Y ustedes qué opinan? Apostémosle a la educación.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2