×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
06 Junio 2015 04:06:28
La sorpresa de mañana
Creo que mañana puede ocurrir una gran sorpresa. Contra todos los pronósticos, David le puede ganar a Goliat.

Las condiciones están dadas para que los grandes tropiecen estrepitosamente y los considerados débiles puedan no solo dar la pelea, sino además triunfar con claridad en la contienda.

No importan los millones y millones que están detrás de los poderosos. Ni el uso que se le ha dado a dicho recurso económico. Ni de dónde ha salido todo el dinero invertido. Ni la vergonzosa ostentación. No interesa que por cada millón de ellos, acá se tenga tan solo un peso. Ellos ya no son lo que eran. Perdieron la sencillez y la humildad. Tanto dinero los hizo cambiar y transformarse; sus sueldos y prebendas les hicieron olvidar sus raíces. Ellos y sus vecinos, los azules, se sienten los dueños del universo. Piensan que nadie merece más y que el mundo entero debe rendirse a sus pies.

Los azules siempre se han sentido patrones, y ahora también ellos; ni unos ni otros se piensan pueblo. Son tan parecidos a sus vecinos azules, que ya nadie cree que sean adversarios. Ni mucho menos enemigos. Se ven más como amigos, socios y cómplices. Como los mismos ricos, pero con camisetas de diferente color.

En sus propuestas no hay novedad. Ni en las ideas, ni en los nombres. Piensan que con los mismos conceptos del ayer y con las mismas personas pueden ganar y pueden gustar el día de hoy. Están equivocados.

Entre los nuestros hay quizá gente menos conocida, pero sin duda con más corazón y mejores ideas. Gente buena y capaz que quiere que México salga adelante, que México triunfe.

Hay que reconocer que algunas personas identificadas con los nuestros le apuestan a ellos, que se ponen su camiseta y quieren aplaudir su triunfo. En todos lados hay cobardes y oportunistas. Lo más lamentable es que allá los ven como ajenos, como mercenarios. Y hasta les causa gracia y pena su presencia. Mañana nosotros vamos a atestiguar una hazaña. Podemos ser testigos del día en que los débiles les ganaron a los poderosos; cuando los ‘sindinero’ dieron todo de sí para derrotar a los millonarios.

Ya en el pasado nuestros rivales no solo han sido derrotados, sino humillados. Hace muy poco les vimos sufrir y decir que iban a cambiar, que iban a dejar la soberbia. Pero no entienden. No cambian.

En el ayer les humillaron otros tan soberbios y engreídos como ellos. Mañana serán los nuestros, gente sencilla las que logre vencerles.

Mañana hay que apoyar a los nuestros con todo. Hay que juntarnos con los familiares, amigos, compañeros, vecinos y prepararnos para apoyar a los nuestros con todo. El lunes ya no tiene caso. La fecha es el 7 de junio. Es el día en que nos tenemos que poner la camiseta y apoyar con todo.

Hay que hablar hoy mismo con los nuestros y recordarles que la fecha es mañana. Es el día para apoyar, para establecer compromiso con los nuestros.

Mañana será el día para juntarnos y festejar porque nuestros representantes cumplieron y porque nosotros apoyamos y nos pusimos la camiseta.

Nuestro apoyo es fundamental. Es la fortaleza para los nuestros.

Mañana es la fecha. Mañana, 7 de junio, día en que la Selección Mexicana derrotará a Brasil en Sao Paulo. Hay que juntarnos con la familia. Hay que apoyar a nuestro equipo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2